La gobernadora María Eugenia Vidal aseguró hoy que después de las PASO del 11 de agosto «comenzó la rebelión de los mansos», tal como describió en el acto del cierre de su campaña en Vicente López a los sectores que «perdieron el miedo» y «salieron a la calle» para respaldar al oficialismo, a quienes les dijo «el domingo los necesitamos a todos» porque «en la provincia no hay segunda vuelta, es por un voto».

«Será de verdad que este es el final, que de verdad perdimos», describió Vidal el estado de ánimo en el oficialismo luego de la victoria del Frente de Todos en las PASO. Pero enseguida contó que cuando «nos preguntábamos eso, nos llegó un murmullo: saben qué empezó, empezó la rebelión de los mansos». Describió así el hecho de que «empezó a manifestarse la mayoría silenciosa, a mostrar que no tenía miedo, a salir a la calle».

La gobernadora trazó así un relato épico de una mayoría que según su discurso de abría reconstituido tres las elecciones, durante las marchas de la llamada campaña del sí, se puede: «íbamos con nuestros hijos a cuestas, decíamos acá estamos, en paz, pero no nos movemos de acá». Vidal aseguró que «empezamos a ser millones, porque esto no apareció desde un escenario, no nació desde ningún dirigente, nación desde ustedes».

La Gobernadora aseguró en ese marco que «este domingo en la provincia de Buenos Aires no hay segunda vuelta, es por un voto», por lo que «vayamos todos a vota, como en el 83» para dar vuelta el resultado adverso de las PASO. «Necesitamos que sea una fiesta de la democracia, que esto que comenzó como un murmullo se convierta en un grito de esperanza: sí se puede», dijo Vidal. Enfática, añadió: «yo no me rindo, este camino recién empieza, no se termina acá».

Fuente: DIB