26 junio, 2022 6:22 pm

Semana del alfajor: Tres marcas bonaerenses que hacen historia

Corazón con jalea de cerveza, el mito del “Capitán” y una fábrica recuperada por sus trabajadores

Hasta el 7 de mayo se celebra en Argentina la Semana del alfajor. La golosina preferida del país tiene infinitas opciones, sabores y presentaciones que se ajustan a todos los paladares y las marcas bonaerenses se ubican entre las favoritas.  

Ocurre que la provincia de Buenos Aires tiene una amplia tradición vinculada a la producción de alfajores junto al reciente récord de haber elaborado un alfajor gigante de 600 kilos en el pueblo de De La Garmma, partido de Adolfo Gonzales Chaves.

 Ya sean artesanales, industriales o de elaboración propia; rellenos de dulce de leche, frutas o con sabores innovadores como los de cerveza, son el regalo obligado en  vacaciones y el dulce más consumido por los argentinos.

Según la Asociación de Distribuidores de Golosinas, Galletitas y Afines (ADGYA), en 2021 se vendieron seis millones de alfajores por día, con una proyección para este año de 10.5 millones diarios.

Al indagar sobre los orígenes de la golosina nacional, el autor del libro “Alfajor Argentino, Historia de un ícono”, Jorge D’ Agostini, cuenta que desde 1844 en Argentina ya se vendía el alfajor, cuya procedencia se remonta a Andalucía y que “el de allá viene desde los árabes”.

Originalidad, mito y lucha: los alfajores bonaerenses  más elegidos

Dulce Cobo

Alfajor con sabor a cerveza, uno de los más elegidos

De Mar de Cobo a todo el país. Las hermanas, Noelia y Gisela Pignataro, encontraron la forma de reinventar los clásicos alfajores en la Costa Atlántica cuando en 2016 se embarcaron en un emprendimiento familiar que buscaba romper con lo tradicional y ofrecerles a los veraneantes un nuevo sabor, o mejor dicho nuevos sabores.

La marca elaborada en Mar de Cobo en el partido de Mar Chiquita, resultó multipremiada en la  Fiesta Nacional del Alfajor 2021, que se celebra en La Falda, Córdoba. Dulce Cobo obtuvo el primer premio en categoría “chocolate” y “sabor original” por sus recetas de gin y pomelo, y el segundo lugar en “frutado”.

Entre las originales variedades que ofrece la marca se destacan los alfajores con cerveza, que según explican “son los que más salen” y nacieron con la intención de “hacer un producto que represente a Mar Chiquita”, sede de la Fiesta Nacional de la Cerveza Artesanal.

La receta está guardada bajo siete llaves, aunque confiesan que el amor y la dedicación que embebe las preparaciones, representa parte del secreto que hace únicos a estos alfajores. Otros de los sabores más buscados son los de cacao blanco, frambuesa y capuccino.

Capitán del Espacio

Capitán del espacio. Sus fanáticos aseguran que “es el mejor alfajor del mundo”

Este mítico alfajor originario de Quilmes, que en febrero de este año cumplió 60 años, es una marca registrada del sur del Gran Buenos Aires. “¿Dónde se consigue el Capitán del Espacio?” es una de las principales preguntas entre los fanáticos, que aseguran “es el mejor alfajor del mundo”.  Se puede comprar en algunos kioscos de distritos del Sur del GBA y también en lugares puntuales de Capital Federal que los fans conocen y se transmiten entre ellos.

Personalidades destacadas se cuentan entre sus fans. Al Papa Francisco le llevaron una caja al Vaticano y el año pasado, durante una de sus transmisiones en vivo, Sergio ‘Kun’ Agüero comentó: “De chiquito me mataba jugando a la pelota por un Capitán del Espacio”.

El origen de su nombre es uno de los grandes misterios. Algunos se lo atribuían a la canción “El anillo del capitán Beto” de Invisible o como un homenaje a Neil Armstrong, sin embargo las fechas no coinciden dado que son posteriores. En una de las pocas entrevistas que otorgó el creador de Capitán del Espacio, Ángel Líneo De Pascalis, afirmó: “Lo elegí porque en esa época (1962) se hablaba de que el hombre llegaría a la Luna”.

La Nirva

La Nirva es autogestionada por sus trabajadoras y trabajadores

Cuando comenzó la pandemia en 2020, los dueños de La Nirva -radicada en Lomas del Mirador, en el distrito de La Matanza- dejaron de pagarle a sus trabajadores, que resistieron y emprendieron la cruzada de transformarse en cooperativa para recuperar la fábrica y conservar las fuentes laborales.

Rápidamente, la firma que durante décadas elaboró y comercializó el conocido alfajor “Grandote”, comenzó a trabajar sin patrón. Hoy la lucha sigue en el plano judicial, donde se dirime el juicio de quiebra para ser beneficiarios de las máquinas y las instalaciones de la unidad productiva.

Desde la autogestión, volvieron a producir no solo para el mercado local, sino que también exportan sus productos a Paraguay y Brasil.

 “Por mes estamos vendiendo unos 10 camiones con 28 pallets cada uno, con unas 80.000 cajas mensuales, es decir 2 millones de alfajores”, destaca el presidente de la Cooperativa, Marcelo Cáceres. Y agrega: “Nosotros la pasamos muy mal, nos cortaron todos los servicios. Estuvimos tres meses durmiendo en la calle para preservar la empresa”, durante el cierre temporal de la fábrica en 2017.

Con más de 50 años de historia, la ex Nirva S.A. cuenta con unos 85 trabajadores, la mayoría mujeres y elaboran alfajores de chocolate negro y blanco rellenos de dulce de leche.

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más Noticias