El Gobierno bonaerense dispuso el retiro de 715 efectivos policiales que, en los próximos 30 días hábiles, deberán presentar su declaración jurada patrimonial.

A través del boletín informativo del Ministerio de Seguridad, el Ejecutivo dio cuenta del pase a «retiro activo obligatorio» de 71 comisarios, 20 subcomisarios, 235 oficiales, 9 mayores, 188 capitanes y 192 tenientes.

La resolución de la cartera llama a «intimar, en caso de corresponder, al personal policial comprendido en los sujetos obligados, a que en el plazo de 30 días hábiles cumpla con la presentación de la declaración jurada patrimonial» prevista por la ley.

Según la reglamentación actual, los agentes que pasen a retiro activo podrán ser convocados a prestar servicio. Asimismo, podrán «utilizar los servicios de asistencia social» y deberán «denunciar y aportar informes sobre todo delito que haya llegado a su conocimiento».

Fuente: DIB