miércoles 24 de julio de 2024 - Edición Nº2058

Ciudades

preocupacion

Por el brote de encefaliomelitis equina, suspendieron la tradicional jineteada en la Fiesta del Gaucho de Madariaga

Así lo anunció la Asociación Civil Fiesta Nacional del Gaucho. También suspendieron todas las actividades que involucren a caballos. Por la enfermedad viral decretaron la emergencia nacional.



La edición número 51 de la Fiesta Nacional del Gaucho en Madariaga tomará medidas preventivas ante la presencia de casos de Encefaliomelitis Equina en la provincia de Buenos Aires. La Asociación Civil Fiesta Nacional del Gaucho anunció la suspensión de todas las actividades que involucren a caballos, incluyendo la tradicional jineteada, como parte de las precauciones para evitar la propagación de esta enfermedad equina.

Según informó el medio local CNM, la decisión de suspender las actividades ecuestres fue tomada tras un diálogo entre las autoridades de la fiesta y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). Desde este organismo, se informó sobre la existencia de una circular vigente que establece una serie de medidas destinadas a frenar la propagación de la Encefaliomelitis Equina.

Una de las medidas fundamentales es la vacunación de todos los caballos con un medicamento autorizado, el cual actualmente experimenta escasez y se espera que llegue a las góndolas en los próximos 20 días. Ante esta situación, la Fiesta del Gaucho de Madariaga optó por la suspensión de la jineteada, la prueba de riendas, el desfile de gala con tropillas invitadas y la peregrinación para el tradicional Abriendo Tranqueras que involucra a estos animales.

Sin embargo, las demás actividades y espectáculos programados para la fiesta se llevarán a cabo con normalidad. Entre ellos se encuentran el desfile de moda, Abriendo Tranqueras, desfile institucional, el escenario mayor y la carpa de baile. La organización de la fiesta busca así mantener la esencia y la tradición del evento, adaptándose a las circunstancias sanitarias actuales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: