domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Provincia

En Tres de Febrero

Realizan por primera vez implantes con modelos hechos en impresoras 3D en un hospital bonaerense

Hasta el momento fueron operados más de 10 pacientes que necesitaban implantes con este tratamiento innovador 



Un hospital público bonaerense operó a pacientes con modelos hechos a medida impresos en 3D a escala real para implantes médicos. Según informó la cartera sanitaria provincial, fueron utilizados en cirugías de reemplazo total de caderas, recambio de prótesis y fracturas de huesos complejas.

Se trata de los profesionales del hospital “Carlos Bocalandro” del partido de Tres de Febrero, cuyos médicos implementan este innovador tratamiento sin depender de diseñadores, ni de bioingenieros externos, lo que permite acortar los tiempos de cirugía, planificar y optimizar recursos.

Según informó el ministerio de Salud bonaerense, el tratamiento utiliza tres programas de softwares distintos: uno genera un biomodelo que es el del paciente, ese biomodelo se imprime y sobre eso se trabaja. En las fracturas de huesos complejas permite interpretar antes la cirugía y contar con las placas de osteosíntesis premoldeadas, que son placas con orificios donde se colocan tornillos que se fijan al hueso.

La Unidad de Cadera a través del Departamento de Diseño 3D ya operó a más de 10 pacientes que necesitaban implantes con este tratamiento innovador de impresiones en 3D, que permiten la adecuación personalizada para cada caso.

Implantes en 3D: de qué se tratan 

Son implantes hechos a medida en base primero a biomodelos trabajados con software, luego en plástico a través de una impresora 3D, y, por último, el implante definitivo que recibe el paciente que es de titanio trabeculado.

“Con distintos softwares se imprimen los defectos de fracturas complejas articulares, se desarrolla el hueso plástico y premoldeamos las placas que se envían para realizar la prótesis definitiva", explicó Carlos Vega, el medico traumatólogo de la Unidad de Cadera del "Bocalandro".

Y explicó: "Nos capacitamos en cómo usar los softwares para trasladar la información a la impresora 3D. Generamos un implante a medida del defecto óseo que tiene el paciente. Lo hacemos en un biomodelo plástico y le enviamos, por ejemplo, el diseño y el desarrollo del biomodelo que necesitamos a la empresa que nos va a hacer el implante definitivo en titanio trabeculado”.

Asimismo, el especialista agregó que todo eso "permite orientar de manera estratégica tornillos hacia lugares que sabemos que van a tener buena integración".

"Esta tecnología llegó para quedarse en el sentido de que es muy útil al cirujano. Nos involucramos en campos que no son médicos, que tienen que ver muchas veces con el diseño, con aprender a usar sistemas de computación que son complejos”, concluyó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: