lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Negocios

Modelo en crisis

Cuál es el nuevo concepto en el rubro inmobiliario 

Una nueva cultura de negocios cobra fuerza en el sector. Adaptación tecnológica, trabajo colaborativo en red y el cliente como centro del negocio son la base de este movimiento. ¿Cuál es la reacción de los Colegios de Martilleros?



El mercado inmobiliario está atravesando una de las mayores crisis de los últimos tiempos. Las inmobiliarias cierran y los egresados de la carrera de martillero público no pueden insertarse en el mercado. Una de las causas de ello –sin perder de vista el contexto global- es la actual crisis en la que, a su vez, está sumido el país. Otra es la apatía que muestra la dirigencia inmobiliaria para intentar revertir la situación. 

En este escenario emergieron nuevos proyectos impulsados por martilleros de mentalidad transformadora, y con una visión diferente de los negocios, que buscan alternativas a la crisis y desafían el statu quo que mantiene estancado al sector. 

Los años de la pandemia explican, en parte, este fenómeno. Este período significó un punto de inflexión que terminó de consolidar la visión de una nueva generación de profesionales. La implementación de ideas frescas y audaces se está materializando en resultados positivos que actualmente referencian un rumbo alternativo para el sector inmobiliario. 

Una de ellas es el experimento de una inmobiliaria basada 100% online que lleva adelante Facundo Nobile. Emprendedor y martillero de carrera, Nobile se formó en la inmobiliaria de barrio de su padre. Pudo haber seguido con el negocio familiar pero optó por iniciar un nuevo camino cuando se dio cuenta que “los clientes no estaban conformes con el servicio tradicional, empecé a notar que se sentían incómodos”, comentó en un entrevista del programa Jornadas Inmobiliarias que conduce Marcelo Ponce.

Para el emprendedor, la única forma de desarrollarse y crecer en el mercado es “trabajando juntos con los colegas”. Promotor del trabajo colaborativo, lo esencial en un proyecto como el suyo es el tejido de redes de contactos, el vínculo cara a cara con los clientes, la honestidad y transparencia y la comprensión de la cultura tecnológica. 

No son pocos los martilleros que piensan como él. Hoy las empresas y marcas se encuentran enfocadas en comprender a los consumidores y sus necesidades y los esfuerzos y recursos son dirigidos en ese sentido. Hoy la tendencia va hacia sistemas de trabajo colaborativo donde el éxito individual representa una fortaleza colectiva. 

Nobile lleva su oficina en la mano y vende propiedades por Instagram. Conoce cara a cara a todos sus clientes y mantiene un vínculo constante con ellos y con sus colegas. "No entiendo otra manera de hacerlo y creo que actualmente el que no comparte no es profesional", sostiene el emprendedor. 

Otra experiencia innovadora es deinmobiliarios.com. El proyecto, creado y liderado por Santiago Magnin, se autodefine como la primera red inmobiliaria de “bandera blanca” de América Latina que ofrece comisiones más  justas. En palabras de su creador, deinmobiliarios.com es una fusión que toma lo mejor del modelo inmobiliario tradicional y lo mejor del modelo de las franquicias, pero a diferencia de éste último la red de Magnin “está enfocada en el desarrollo de la marca personal de los profesionales inmobiliarios”.

Deinmobiliarios.com es otro emergente de la pandemia. La red comenzó a operar en  enero de 2021 con 15 miembros y hoy suma casi un centenar. El espíritu de trabajo es colaborativo y los profesionales que la integran comparten su trabajo, experiencia y conocimientos, además de recibir capacitaciones permanentes y otros beneficios como información privilegiada del mercado y un plan de liderazgo y crecimiento. La admisión a la red es por estricta selección y en la actualidad hay más de 2000 solicitudes de ingreso en evaluación.

La transformación del mercado inmobiliario es inexorable. Exige a los profesionales estar atentos a las nuevas demandas de los clientes acostumbrados a la inmediatez del mundo digital. Las nuevas tecnologías y las estrategias innovadoras son determinantes para captar la atención de un público demandante e impaciente. La calidad de los servicios es un intangible valioso a la hora de ganar clientes, pero es más importante aún para amplificar el “boca en boca” en esta era de hiperexposición en las redes sociales.

La nueva generación de martilleros percibe que el modelo inmobiliario tradicional está implosionando y que las actuales dirigencias no son permeables a las ideas de adaptación. Rechazan las nuevas tendencias y persisten en lo que no funciona. Los Colegios enfrentan un gran dilema: están perdiendo la capacidad de representación de una nueva generación de profesionales que no se identifica con la visión y la cultura de un modelo que consideran agotado. 
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: