En medio de la crisis económica y en sintonía con la tarjeta «Alimentar» que viene entregando el Gobierno nacional, algunos municipios bonaerenses comenzaron a implementar sus propios programas de descuentos.

Las estrategias locales son varias y buscan aliviar el bolsillo de los vecinos e incentivar el mercado interno. Según el caso, los descuentos se aplican con la presentación de una tarjeta, por medio de aplicaciones o solo mostrando el documento.

Uno de los últimos casos es el de Chascomús. Allí, el gobierno de Javier Gastón lanzó la tarjeta «Soy Municipal», un «plástico» con código QR que pueden utilizar los empleados de la comuna.

«La tarjeta trae múltiples beneficios ya que por un lado otorga descuentos al personal y por el otro fomenta el desarrollo de la economía local insertando recursos en la comunidad. Esto posibilita también reducir los gastos de cada familia en alimentos, vestimenta, limpieza, entre otros», destacó el jefe comunal.

En Chascomús, las firmas que ya accedieron al convenio son Grido, Instituto San Juan Bautista, Casa del Tornillo, Tía Maruca, Lucy, Almacén de Trapos, Pinturería Alvear, Magdalena virtual, La Toscana, Fanáticos, Rock & food, Club de Pesca y Náutica, Zona, Chiquilandia, Don Ferrante y Lapala helados.

«A su vez, otros negocios ya dieron su palabra para ser parte de esta iniciativa y se incorporarán oficialmente en los próximos días», detallaron desde la Municipalidad.

Otro distrito que acaba de presentar un programa de descuentos es General Pueyrredon (Mar del Plata). Se trata de «Soy marplatense», a cargo de la secretaría de Desarrollo Productivo e Innovación.

En el caso de «La Feliz», el programa busca diferenciar el trato entre los visitantes y los ciudadanos locales quienes, con solo presentar el DNI, pueden acceder a descuentos en momentos de alta afluencia turística.

«Los beneficios pueden ser descuentos en precios o promociones con bonificación en ciertos productos entre otras modalidades», explicaron desde el Municipio.

El programa fue presentado ayer por el intendente Guillermo Montenegro y ya cuenta con unos 353 locales comerciales adheridos.

El jefe comunal agradeció a los comerciantes por sumarse a esta propuesta y «estar a la altura de las circunstancias en un momento donde todos necesitamos de todos». «Fueron muy solidarios y rápidamente se engancharon con la idea y también trajeron proyectos nuevos», sostuvo.

En Tigre comenzará el próximo lunes la entrega de la tarjeta «Alimentar» del Gobierno nacional (en el marco del Plan Argentina Contra el Hambre), pero esta comuna ya cuenta con un programa de descuentos propio desde 2014 que en los últimos días amplió sus ofertas.

La tarjeta tigrense se tramita de manera online y de manera gratuita, y sirve para supermercados, restaurantes, estética, gimnasios y educación, entre otros rubros, para las distintas localidades del distrito.

«La iniciativa apunta a brindar a la comunidad la posibilidad de bajar los costos diarios en sus compras y a su vez, fomentar el consumo local. De este modo, se profundiza la voluntad del Municipio de gestionar una política de fomento al consumo interno», explica la comuna.

También cuenta con su propia tarjeta San Martín. En el distrito hay rebajas en cientos de comercios: por ejemplo, un 15% en farmacias y un 10% en supermercados. «El sistema también contempla un régimen de puntos que pueden ser intercambiados por premios y beneficios especiales», detalla la municipalidad en su web.

Proyectos similares se han lanzado en los últimos años Marcos Paz (se descarga al celular), Tres de Febrero, Lanús, Ituzaingó, San Nicolás y Avellaneda, entre otros.

Fuente: DIB