La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) señaló que la Policía bonaerense produjo 120 muertes durante 2018 y que la más de la mitad de las víctimas que pudieron ser identificadas tenía menos de 26 años.

Los datos se desprenden de un informe de la CPM realizado tras la masacre de San Miguel del Monte por la que murieron cuando eran perseguidos y baleados por la policía Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) y Danilo Sansone (13) y Carlos Aníbal Suárez (22); mientras que Rocío Guagliarello (13) resultó herida gravemente.

«Entre 2016 y 2018 la CPM registró 350 muertes producidas por fuerzas de seguridad en el territorio provincial. En 2018 se registraron 120 casos, que representan el 12% del total de homicidios ocurridos durante el año en la provincia de Buenos Aires», señaló el organismo.

En este sentido, detalló que durante el año pasado las «víctimas preponderantes» siguieron siendo los jóvenes y de «los casos en los que se pudo obtener la edad de las víctimas (98), más de la mitad tenía menos de 26 años y tres de cada cuatro tenían menos de 31 años».

En rigor, la CPM, con datos de distintas fuentes, relevó: 2 muertes de menores de 14 años; 3 muertes de entre 14 y 15; 15 muertes de 17 a 18; 20 muertes de 18 a 20; 18 muertes de 21 a 25; 16 muertes de 26 a 30, y 9 muertes de 31 a 35. Los fallecidos con más de 45 son solo 5. 

«Al comparar estos datos con los homicidios registrados por el Ministerio de Salud provincial, detectamos una preocupante incidencia de la letalidad policial sobre el segmento más joven de la población (de 15 a 24 años). Mientras que en el total de homicidios dolosos esta franja representa el 24%, en el total de homicidios producidos por la policía representa el 54%, indicando que proporcionalmente en esta franja etaria mueren más personas por uso de la fuerza policial que por homicidios cometidos por particulares», explicó la Comisión.

La CPM también sostuvo que «el 62% de las 120 muertes producidas durante 2018 fueron en circunstancias ajenas a la función policial», y que «de las 48 muertes de jóvenes menores de 18 años producidas por policías entre 2016 y 2018 ninguna ocurrió en circunstancias que hubieran puesto en riesgo la vida de terceros».

Fuente: DIB