En lo que fue su primer acto tras la oficialización de las candidaturas para los comicios, la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri encabezaron un acto para inaugurar un tramo de la ruta 7, y en tono de campaña afirmaron que se están haciendo más obras que en las últimas décadas.

Desde San Andrés de Giles, Macri puso especial énfasis en la cantidad de obras de infraestructura que realizó su Gobierno, algo que intentará mostrar durante la campaña electoral, al tiempo que reiteró, como lo hizo días atrás, que «no son relato ni sarasa, es real».

«Todos los días estamos inaugurando obras en todo el país. Ya terminamos 7600 km entre autopistas y rutas, y tenemos 13.480 kilómetros en construcción. Esto es más que en los últimos 65 años», sostuvo. Afirmó que volvieron a entender «que la política tiene que estar al servicio de la gente» y que demuestra «lo que se puede hacer si trabajamos en equipo».

Aunque en esta oportunidad evitó hablar de «mafias», como lo hizo el jueves desde Rosario, el mandatario aprovechó para enviar un nuevo mensaje a Hugo Moyano, aunque esta vez, sin nombrarlo. «Estamos reclamando que todos los que trabajan en la cadena logística lo hagan respetando a los demás, no queriendo abusar ni sacando privilegio, apostando a que los demás se queden sin trabajo», apuntó.

«Cada obra que terminamos nos reafirma que el camino es el correcto, que por acá hay futuro, que todos los argentinos vamos a tener la oportunidad de progresar. Esto lo estamos haciendo en un proceso de transparencia, de diálogo. Estas obras se terminan en las fechas prometidas y en un proceso transparente. Han llegado a costar 40% menos de lo que costaban en el gobierno anterior», añadió Macri. Y cerró con algo que se ha convertido en una de sus frases predilectas: «Hemos comenzado un camino, que lleve más tiempo, que cueste, no significa que no lo estamos haciendo, significa que va en serio, que esta vez es de verdad. Estamos generando sobre bases sólidas un futuro para todos».

Antes, Vidal dijo que la inauguración de un nuevo tramo de la ruta nacional 7, «significa mucho más que cemento», y que representa «la certeza de que los impuestos que pagan con tanto esfuerzo los bonaerenses van a lugares que se pueden mostrar, a obras que empiezan y terminan».

«Hoy estamos acá, casi 6.000 rutas en la provincia que estaban abandonadas y hoy son una realidad; es como si hubiéramos pavimentado de norte a sur la provincia y de este a oeste», dijo la mandataria provincial rodeada de vecinos. «Son certezas, las certezas de miles de trabajadores que han trabajado en las obras estos años, que tuvieron la certeza de tener un trabajo, de empezar y terminar el día con un trabajo de calidad, la certeza de que los impuestos que pagan con tanto esfuerzo los bonaerenses van a lugares que se pueden mostrar, a obras que empiezan y terminan», subrayó.

Fuente: DIB