19 enero, 2022 10:34 pm

La Terminal de Zárate: el elefante blanco de Cáffaro

Claro ejemplo de un “monumento a la corrupción”, sin operar desde su “inauguración” para las elecciones de 2015, yace a un costado de la Ruta Nacional 14 que va a Entre Ríos antes de cruzar el peaje del Puente Zárate Brazo Largo. Año a año el intendente Osvaldo Cáffaro, promete a todas luces su funcionamiento, un claro ejemplo de malversación de fondos públicos y administración en perjuicio del Estado.

La Terminal “Fantasma” de Zárate fue inaugurada un 18 de Octubre de 2015, antes de las elecciones generales de ese año, Había sido financiada por el Gobierno Nacional y ejecutada por el Municipio de Zárate, en épocas en que el Intendente tenía buena relación con Julio De Vido. Con un presupuesto original de lo que hoy serían 1,2 millón de dólares de inicio, luego ampliado por distintos convenios, puede ser el próximo escollo que tenga que afrontar Cáffaro para dilucidar si gastó dinero en una obra faraónica que nunca estuvo habilitada de inicio, tanto por la CNRT como por Trenes Argentinos, ya que el acceso pasa por las vías del ferrocarril Urquiza.

La historia de esta obra data del 2009, cuando la incluyeron en un paquete de obras con financiamiento nacional que tenía un costo de 4.300.000 millones de pesos (a un cambio de 3,47 dólar) que se fue desfasando por el tipo de cambio. Es por ello que en su momento al Diario La Voz de Zárate Cáffaro admitió “vamos a tener que cubrirlo, se están inyectando algunas partidas municipales para dinamizar y acelerar el proceso de construcción.” (La Voz de Zárate 29/9/2011)

Desde principio hasta el final, la obra fue supervisada personalmente por Cáffaro, y su mano derecha, el Secretario de Obras Públicas, Pablo Giménez, hoy denunciado por el mismo municipio, en una causa de “malversación de fondos públicos” que aún no salió a la luz.

10 años de excusas y explicaciones no bastan para los zarateños, quienes han perdidos sus recursos en algo que hoy no se usa, y su se usare, bastarían varias decenas de años en recuperar el dinero puesto por Cáffaro allí.

Nunca habilitada por Cristina Fernández, ni por Macri, ahora tampoco con Alberto, en los bares zarateños siempre se escucha el clásico “quién va a habilitar una terminal así al cuyo ingreso principal es por una vía, no por el peligro que le puede acarrear a un colectivo, sino por la movilidad humana que se va a generar, después de la tragedia de Once todo esto cambió, ¿quién va a poner la firma?”.

Seguinos:

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más Noticias