El gobernador electo Axel Kicillof sostuvo este martes que «hasta el 10 de diciembre los responsables» de las medidas políticas y económicas son el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal e insistió en que el Frente de Todos «no está cogobernando».

«Hablamos con la gobernadora, ella se puso a disposición y le dije que vamos a trabajar por áreas, pero que a partir del 10 de diciembre nosotros vamos a revertir este ciclo de neoliberalismo», dijo en declaraciones a Radio 10.

Kicillof, quien obtuvo el 52% de los votos y le sacó 13 puntos de ventaja a Vidal, minimizó además la «remontada» de Juntos por el Cambio, que le permitió sumar algunos puntos en la elección a Macri y a Vidal, y lamentó «la forma» en la que fueron presentados los resultados «en los grandes medios de comunicación».

«Vemos que frente a un fracaso contundente de Mauricio Macri se quiere presentar el triunfo del Frente de Todos como si hubiera sido algo menor, con sabor a poco, cuando se ganó en primera vuelta, con una victoria muy cómoda y holgada», consideró.

Más tarde, en Radio Con Vos, repitió el análisis en comparación con el escenario 2015: «Macri perdió en primera vuelta y después ganó el ballotage por un punto y medio. Ahí todo era derrotismo para nuestro espacio político. Ahora que la diferencia es de más de 10 puntos y que ganamos en primera vuelta, la prensa oficialista quiere hacer una lectura positiva de la elección del gobierno nacional».

En esa línea, recordó que Macri es el primer presidente que va a una reelección y la pierde. «Fue un fracaso electoral el de Macri, único presidentes que no consigue una reelección después de cuatro años, y encima, en una primera vuelta con una derrota durísima. Sin embargo, se está tratando de instalar que Alberto ganó por poco, como una debilidad, algo que tampoco fue así», afirmó.

Según Kicillof, es «muy opresivo como determinada prensa siembra climas, y cuando Macri gana por un punto es una victoria abrasadora, mientras que cuando ganamos nosotros, y por tanta diferencia, parece que no alcanza».

También analizó que la campaña realizada por el Frente de Todos en la provincia «no fue sólo una campaña, sino un proceso de reconstrucción política que tuvo varios objetivos»; y que se vivió con un clima de «opresión, donde pocos medios quedaron con el coraje de relatar lo que iba sucediendo, sin armar una realidad paralela».

«Por eso, esta es una situación de mucho festejo, porque termina un clima de gran opresión», deslizó Kicillof, tras valorar que «esto se hizo de abajo hacia arriba».

«Ahora vamos a hacer un equipo de transición, estamos trabajando por áreas y recibimos muchas propuestas de distintos sectores, también de radicales que no han sido de Cambiemos, porque nosotros vamos a tener un gobierno bien abierto», adelantó.

Y sostuvo que la prioridad será «atender la emergencia que dejan» y luego «comenzar con la reconstrucción de la provincia y del país».

Fuente: DIB