El gobernador Axel Kicillof firmó este jueves el convenio que suma a la provincia de Buenos Aires al plan nacional “Argentina contra el Hambre” y lanzó, junto al ministro de Desarrollo Social nacional, Daniel Arroyo, la tarjeta alimentaria que llegará progresivamente a más de 560 mil familias bonaerenses.

Según anunció Arroyo, la distribución de las tarjetas comenzará en el conurbano el 20 de enero a través del Banco Provincia y se realizará por etapas: iniciará en La Matanza, Avellaneda, Almirante Brown, Hurlingham, San Martín y Morón. Continuará en Merlo, San Miguel, Malvinas Argentinas, Lomas de Zamora y Quilmes. Y en una tercera etapa se extenderá hacia Ituzaingó, Moreno, Tigre, San Fernando, Tres de Febrero, Florencio Varela y Esteban Echeverria. Y por último, se repartirá desde el 10 de febrero San Isidro, Vicente López, Ezeiza y Berazategui. Más tarde, comenzará a repartirse también en municipios del interior.

“Se trata del plan más relevante para este tiempo de crisis”, describió el ministro nacional. Y dijo que las tarjetas serán emitidas por el Banco Provincia. “No habrá que anotarse, se cruzarán los datos con Anses”, amplió Arroyo.

El acto de rúbrica del convenio se realizó este mediodía en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno y contó con la presencia de varios intendentes oficialistas y opositores. “Hay dos datos que son brutales: mes tras mes baja el consumo de leche entre los chicos por el nivel de deterioro de las familias; y que cuando se hace la medición de peso y talla en los comedores comunitarios nos está dando una generación de chicos petisos y obesos por la alimentación”.

“Hablamos de un diagnóstico complejo, nos acompañan muchísimos intendentes de la provincia que conocen sus territorios y que están pasando una situación muy complicada”, dijo Kicillof, quien volvió a describir a la provincia como “tierra arrasada”. Y señaló que la prioridad en su gestión será la lucha contra el hambre “porque genera efectos estructurales y devastadores”, pero aclaró que también pretende además “fomentar el aparato comercial y productivo”.

“La otra prioridad es la producción y el empleo. El trabajo es la forma más efectiva y digna de responder al problema del hambre. Y este no es simplemente un programa que apunta a la cuestión del hambre y se queda ahí sino que pretende fomentar en cada uno de los territorios el aparato comercial y el aparato productivo”, dijo el gobernador.

En el mismo sentido, Arroyo destacó que “este plan tiene tres grandes objetivos: que todos puedan alimentarse saludablemente en la Argentina, es un gran plan de empleo que abarca a la economía popular y, en tercer lugar, es un plan de desarrollo económico”. Y agregó: “Es una política que inicia por lo alimentario, y también fortalece la educación y el trabajo”. 

Fuente: DIB

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí