El gobernador Axel Kicillof criticó al expresidente Mauricio Macri y a su antecesora, María Eugenia Vidal, por transferir el costo de los subsidios de energía y transporte de la Nación a la provincia, y ratificó que conversa con los equipos del presidente Alberto Fernández para que se retrotraiga esa situación.

«Macri le tiró los subsidios por la cabeza a Vidal y ella calladita asumió el costo sin presupuesto», dijo el mandatario durante una entrevista con Infobae.

Consultado sobre si solicitará que esas subvenciones de las que ahora se hace cargo la provincia vuelvan a la órbita nacional, Kicillof evaluó que es una cuestión que debe ser «charlada» con el gobierno nacional.

Cabe señalar que el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone, admitió que esas conversaciones ya están en marcha con el objetivo de lograr el traspaso de los $50.000 millones en subsidios al trasporte y la energía que deberá afrontar la Provincia este año.

El monto, que se divide entre unos 40 mil millones para las líneas de transporte y 10 mil millones para la tarifa social eléctrica, es el equivalente, explicó Simone, a la totalidad del presupuesto de la cartera de Infraestructura.

«En 2019 se pagaron $35.000 millones cuando el presupuesto de infraestructura fue de 14.000 millones. A la provincia la mató. Este año se va a 50.000 millones. . Estamos conversando con Nación para ver si puede volver a su órbita», dijo el ministro bonaerense.

En otro tramo de la entrevista, el gobernador al ser consultado por la paritaria docente, sostuvo que «hay que recuperar el poder adquisitivo en la medida que podamos hacerlo con el presupuesto y la situación que tenemos».

En ese sentido, analizó que «las deudas que dejan Vidal y Macri son impagables».

Recordó que «como no se puedo pagar la deuda que habían dejado», él hizo una propuesta a los acreedores y destacó que «de 201 bonistas, por decirlo de alguna manera, 200 aceptaron, uno no y lo trabó».

En ese sentido, expresó que en ese momento, su administración tenía dos opciones: «Pagar o no pagar» y añadió que si no se pagaba se entraba «en un default por un pago pequeño», por lo que decidieron hacer «una colocación de deuda en pesos, tomar los pesos y con eso cubrir el vencimiento de deuda».

«Hubiéramos preferido que los bonistas aceptaran. No aceptaron, la sacamos de la mejor manera posible para no dañar a la provincia», explicó.

Subrayó, en esa línea, que «este año tenemos 3.000 millones de dólares que pagar, 220.000 millones de pesos».

Agregó que «Vidal asume más o menos con 9.000 millones de dólares de deuda y se va más o menos con 11.000 millones de dólares. De esos 11.000 millones de dólares, 9.000 vencen en estos cuatro años. De la deuda que tomó Vidal el 94% vence en mi gestión».

Además, en la entrevista se refirió a la paritaria docente, y expuso que su deseo es «recuperar el poder adquisitivo en la medida que podamos hacerlo con el presupuesto y la situación que tenemos».

Fuente: DIB