Luego de que el gobernador Axel Kicillof iniciara ayer un proceso de negociación para reprogramar a mayo vencimientos de deuda al afirmar que no puede pagarlos ahora, intendentes oficialistas salieron este miércoles a respaldarlo y apuntaron contra la gobernadora María Eugenia Vidal, al tiempo que algunos jefes comunales opositores hicieron un guiño al mandatario y se pusieron «a disposición».

Uno de los primeros oficialistas en expresarse fue Julio Zamora, de Tigre, quien dijo que la exgobernadora «dejó una bomba de tiempo» en materia financiera en la provincia y sostuvo que la decisión de Kicillof «es muy valiente».

«Si tomamos en cuenta que el gobierno de Vidal aumentó un 37% la deuda con organismos internacionales y más de 700% la deuda en bonos -el 80% en dólares- vemos que le dejó una bomba de tiempo al gobierno de Axel Kicillof», expuso el jefe comunal en declaraciones formuladas a radio Nacional.

«Como lo hemos dicho antes de asumir, la carga de la deuda en las condiciones actuales de mercado es insostenible», señaló Kicillof ayer al dar precisiones de la presentación ante los bonistas de una «solicitud de consentimiento» para reprogramar la porción de capital del bono BP21 que vence el 26 de este mes.

En ese sentido, el jefe comunal de Hurlingham, Juan Zabaleta, manifestó su confianza en que «se evitará el default», al tiempo que aseveró que «hay que poner el cuerpo y acompañar al gobernador Kicillof para este proceso de renegociación de corrimiento de vencimientos».

Para Ariel Sujarchuk, de Escobar, «la deuda que contrajo Vidal fue para pagar gasto corriente» y destacó que el actual mandatario «empezó un proceso de desendeudamiento». «En los 4 años de la gobernación de Vidal todos los años tomó deuda y nosotros no le quitamos gobernabilidad, la deuda en mayor porcentaje se usó para gastos», dijo en declaraciones a Radio Provincia.

También salió a mostrar su respaldo Federico Achával, de Pilar. Dijo tener plena confianza en Kicillof y aseguró: «Han cambiado las prioridades: no podemos pagar deuda a costa del hambre de los argentinos».

En tanto, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien forma parte de la coalición Juntos por el Cambio, sorprendió al atribuir la responsabilidad por el default de la provincia de Buenos Aires al gobierno de María Eugenia Vidal.

En diálogo con Radio 10, Posse aseguró que el default de la Provincia «tiene que ver con el estado de la crisis de la Nación, que repercute también en la provincia y está claro que no es algo asignable a la actual administración que lleva escasos 15 días hábiles de gestión».

«Se sabía, al no haber conseguido Vidal, promediando el mes de diciembre, que el Banco Provincia se hiciera cargo de los compromisos de deuda más inmediatos, estaba claro que la provincia iba a entrar en default», dijo Posse. E insistió: «En realidad la provincia ya estaba en default en el mes de diciembre».

El intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (Juntos por el Cambio) dijo estar «a disposición» de Kicillof y evitó críticas al gobernador, aunque en diálogo con el portal Letra P, consideró: «Es un bono que tomó (Daniel) Scioli y hay que pagar».

Fuente: DIB