Una medida de fuerza que realizan trabajadores de la empresa El Rápido se siente en toda la provincia de Buenos Aires y afecta a miles de pasajeros que no pudieron viajar desde el jueves 3 de octubre, cuando comenzó la huelga por demoras en el pago de los salarios. En la jornada de ayer miércoles se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo bonaerense pero no hubo avances en las negociaciones. En tanto, según voceros de UTA, se estaría analizando la venta de la empresa.

Los salarios adeudados datan del mes de mayo, aunque en algunos casos existe una mora en el pago desde abril y no se cumplimentó con el pago de sumas pendientes en concepto de horas extra.

Tras la audiencia, Adrián Giménez, secretario adjunto de la seccional marplatense de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), lamentó la falta de avances en las negociaciones y aseguró a 0223 que persiste «por tiempo indeterminado» el paro de actividades.

Además, el sindicalista confirmó que se requirió la intervención de la Subsecretaría de Transporte bonaerense, a cargo de Fernando Riavet, para que se prohíba la circulación de los micros a raíz del grave estado de deterioro que se acusa en las unidades de la empresa. «No revisten el mínimo de seguridad y se está poniendo en peligro la vida de los choferes y los propios pasajeros», planteó.

Para esta semana todavía no hay nuevas reuniones previstas en el ámbito ministerial y, de no prosperar el diálogo entre las partes, el paro en la empresa persistirá en el lapso de los próximos días.

Fuente: DIB