La feroz devaluación de las últimas semanas (hoy el dólar supera los $ 60) acentuó la crisis en varias fábricas, comercios y pymes bonaerenses, muchos de las cuales comenzaron a avanzar con despidos, suspensiones y adelanto de vacaciones de sus trabajadores.

Hace algunos días, el secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata, Darío Zunda, dio cuenta de un panorama desalentador en aquella ciudad al señalar que «hay un promedio de un despido por día».

«A la recesión que estamos sufriendo desde hace años, le agregamos las vacaciones de invierno que en el plano comercial no fueron nada buenas. Y esta devaluación y el momento de incertidumbre tampoco ayuda», sostuvo el sindicalista de la ciudad balnearia.

La delicada situación no es exclusiva de Mar del Plata. Se replica a lo largo y a lo ancho de la provincia, y tras la PASO y el alza de la divisa norteamericana se acentuó tanto en el conurbano como en el interior bonaerense.

La empresa Motomel de La Emilia (San Nicolás) efectivizó este miércoles 60 desvinculaciones (no renovó contratos) y hoy podría sumar otras 40. «El que tiene la plata para comprarse una moto hoy prefiere esperar. Lo mismo ocurre en otros sectores de la economía. Además, el resultado de las PASO frenó todo», confió al diario local El Norte una fuente de la seccional San Nicolás de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

En el interior la situación también es dramática. Un síntoma fuerte de la crisis es el adelanto de vacaciones que está llevando adelante Arcor, el «gigante de los alimentos», en las ciudades bonaerenses de Salto y San Pedro, y también en otros distritos del país: Córdoba (capital y Colonia Caroya) y San Luis (Villa Mercedes).

Fuente: DIB