Hospitales de campaña, soldados recorriendo las calles y trabajadores de limpieza enmascarados limpiando con mangueras, son algunas de las postales que se repiten en los distintos distritos bonaerenses a la espera del pico máximo de la pandemia de coronavirus en Argentina.

La rutina de las ciudades de la provincia cambió abruptamente en los últimos veinte días y escenas que parecían ser posibles solo en películas se volvieron realidad a la espera del “enemigo invisible”, como nombró el propio presidente Alberto Fernández al Covid-19.

Una de las fotos más impactantes es quizá de la República de los Niños, el histórico parque educativo de La Plata que hoy se encuentra con sus pabellones llenos de camas, al igual que el predio de la nueva cancha de Estudiantes. El “Pincha” y la Universidad fueron algunas de las instituciones emblemáticas de la capital bonaerense que pusieron a disposición sus instalaciones.

A contrarreloj, en el conurbano bonaerense avanzan también las construcciones de hospitales modulares en partidos como Quilmes, Hurlingham, Florencio Varela, Almirante Brownm, Lomas de Zamora y Lanús. En este último distrito estará en el Polo Educativo y contará con unas 100 camas y con la posibilidad de sumar más.   

En el interior provincial, Mar del Plata (General Pueyrredon) con dos víctimas fatales es una de las ciudades más afectadas por el coronavirus. Allí, el Municipio junto a la Provincia y Nación ya trabajan en un nosocomio movible en el predio del Hospital Interzonal local para “complementar la disponibilidad de camas” con las que actualmente cuenta el distrito.

La Municipalidad de Ensenada, por su parte, construye un hospital en un viejo hotel de la localidad de Punta Lara; mientras que el distrito de Azul contará con las instalaciones del instituto católico Cristífero y con el hotel Blue para alojar infectados.

En tanto, Pilar empezó hoy a armar un hospital de campaña en el Polideportivo Municipal. “Para tal fin se ha dispuesto de 20 camas, personal y equipamiento ante la contingencia”, señalaron desde la Comuna.

Otra imagen que se repite es la de los trabajadores de la limpieza, enmascarados y con mochilas pulverizadoras, desinfectando a manguerazos los espacios públicos.

Las tareas buscan preservar a quienes deben seguir en actividad y se llevan adelante en colectivos y en vehículos de trabajo, como patrulleros y camiones de basura, y en cajeros automáticos y bancos.

Por otro lado, además de la entrega de bolsones que realiza el Gobierno bonaerense en las escuelas, el Ministerio de Defensa puso a disposición el Ejército para la repartir viandas en las zonas más carenciadas.

En La Matanza, por ejemplo, se desplegaron en los últimos días más de 20 camiones y vehículos livianos camuflados y los militares trabajan junto a voluntarios en la preparación de raciones diarias de alimentos. Entre otras ciudades, el Ejército también trabaja en Zárate, Cañuelas, Azul y 25 de Mayo. 

Fuente: DIB