Cientos de vecinos se movilizaron hasta la puerta de la fábrica que permanece custodia por la Policía Federal. Esta semana, el vicejefe de la nación recibiría a autoridades municipales.

Sin avances que destraben el conflicto que dejó sin trabajo a 220 azuleños, este domingo los vecinos volvieron a manifestarse en contra del cierre de la planta que Fabricaciones Militares tiene en Azul. La medida se desarrolló mientras se esperan reuniones claves con autoridades nacionales.

Más de 200 autos participaron de la caravana encabezada por los fabriqueros y que se dirigió hasta la puerta de la fábrica, donde hubo suelta de palomas y de globos. Además de los trabajadores cesanteados, cientos de vecinos se sumaron a la movilización hasta la planta, que permanece custodiada por la Policía Federal detalla DIB.

Entre los dirigentes que acompañaron esta movilización por la ruta 3 estaban la diputada nacional por el Frente de Izquierda, Romina del Pla y el director de Oceba y ex intendente de Azul, Omar Duclós. En tanto, el personal despedido mantiene un acampe frente al municipio local y estudia trasladar el reclamo a otras ciudades si es que no tienen una respuesta a su reclamo de continuidad laboral.

La última manifestación se desarrolló mientras los trabajadores esperan reuniones con autoridades nacionales. La semana pasada trascendió que el intendente de Azul, Hernán Bertellys, busca concretar una audiencia con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, con el objetivo de revertir la determinación del Gobierno nacional de cerrar la fábrica de pólvora.

En tanto, está previsto que el miércoles, el vicejefe de Gabinete de la Nación, Gustavo Lopetegui, reciba a representantes de la municipalidad de Azul para evaluar la situación. En tanto, según informó el Secretario de Gobierno, Alejandro Vieyra, los integrantes del Comité de Crisis serán recibidos por el secretario de Coordinación de Políticas Públicas y mano derecha del Jefe de Gabinete Marcos Peña.

Tras intervenir Fabricaciones Militares en agosto del 2017, Luis Riva indicó que Fanazul “era una planta que estaba sobredimensionada y con bajísima producción sobre la capacidad disponible”. Con esas declaraciones, el interventor selló la suerte de la fábrica de explosivos emplazada desde el 3 de octubre de 1946 en el distrito bonaerense de Azul.

Cabe recordar que la decisión llegó luego que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, desestimara durante una visita de campaña recortes en la fábrica. “No aceptamos la idea del riesgo de despidos. Lo que estamos haciendo con todas las empresas públicas es trabajar seriamente, fortalecerlas. Cuántas veces se ha hablado de que íbamos a cerrar tantas cosas y después no ocurrió”, dijo el pasado 22 de septiembre.

 

Fuente: LetraP