El fiscal platense Álvaro Garganta envió a juicio oral al ex gobernador Daniel Scioli y otros ex funcionarios de su gestión, en la causa que investiga todo tipo de irregularidades en la provincia de Buenos Aires, y ahora será la jueza quien decida si acepta ese pedido.

La causa había iniciado por una denuncia de la diputada nacional Elisa Carrió por lavado de dinero, pero el fiscal decidió acusarlo de los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública, tráfico de influencias y por recibir dádivas cuando estuvo al frente de la Gobernación.

Además de Scioli irán a juicio oral, si es que la jueza de garantías Marcela Garmendia lo acepta, su ex jefe de Gabinete, Alberto Pérez; su segundo, Walter Carbone (conocido como el hombre del dragón); el ex director de Aguas Bonaerense, Gullermo Scarcella; el ex ministro de Salud, Alejandro Collia; el ex titular del IOMA, Antonio La Scaleia, y el empresario Ricardo Estanislao Miller, entre otros.

La causa contra Scioli tiene varios desdoblamientos, pero el fiscal decidió elevar solo cinco de ellos a juicio, y tiene que ver con la supuesta adjudicación irregular y cartelización de la obra pública, millonarios contratos irregulares en ABSA, facturas truchas emitidas desde la Jefatura de Gabinete y con el programa “Soluciones Ya” y una larga serie de maniobras de fraude con internaciones domiciliarias y medicación oncológica, en la que están implicadas un total de 48 personas.

Scioli llegará a la instancia oral, no antes del segundo semestre del próximo año, inhibido por $189 millones, al igual que Collia, y Miller. En caso que la jueza Garmendia acepte el pedido del fiscal, la defensa del ex gobernador y el resto de ex funcionarios apelarán ante la Cámara, lo que demorará el trámite. Además, hay que recordar que a mediados de septiembre la Comisión Bicameral para el Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios aprobó un pedido de juicio político contra Garganta.

Fuente: DIB