El intendente de Quilmes, Martiniano Molina, encabezó la ceremonia de apertura del 136º período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante local y tras repasar los avances de su gestión, ratificó la decisión de profundizar la “transformación histórica” que lleva adelante en ese distrito del sur bonaerense.

“Me enorgullece enormemente conducir esta transformación histórica de la ciudad”, remarcó Molina durante su discurso ante los concejales presentes en la Casa de la Cultura de Quilmes, donde se realizó la apertura oficial de la actividad legislativa.

El jefe comunal también aprovechó para agradecer el respaldo de los representantes del Poder Legislativo que, afirmó, “se cristalizó en la aprobación de más de 30 convenios clave por más de 1.000 millones de pesos para obras en el distrito”.

En este sentido, indicó que además de los pasos bajo nivel en las vías del ferrocarril General Roca y los trabajos de urbanización en barrios históricamente postergados, la actual administración encaró la repavimentación y el ensanchamiento de las avenidas más importantes de la ciudad: Camino General Belgrano, Calchaquí, La Plata, Mitre y Mosconi.

“Se apunta a tener avenidas totalmente renovadas, más iluminadas y seguras”, subrayó, y agregó que “está pasando, no son promesas”, al enumerar los principales logros alcanzados en estos dos años de gestión en materia de infraestructura, educación, salud y medio ambiente, entre otros aspectos.

Molina anunció que, en materia de transporte público y desarrollo urbano, se proyectan temas importantes como el Metrobus en Calchaquí, 1.000 rampas para personas con discapacidad en toda la ciudad, obras en la traza del tren Roca y mejoras en las paradas de colectivos.

En esta misma línea, el intendente indicó que, con el objetivo de recuperar el espacio público, ya se hicieron realidad nuevas plazas en barrios donde no había más que terrenos abandonados como en Solano, La Matera y La Florida.

Molina habló también de las obras que “van a quedar para siempre” y se refirió especialmente a la nueva red de cloacas para más de 135 mil vecinos “en Quilmes Norte, Quilmes, Eva Perón Norte y en Laprida-La Vera, en este último, con 5.500 metros de cloacas”.

“Y las obras en Villa Alcira y Villa Luján, con un gran avance en la ejecución de los desagües”, resaltó entre otros trabajos en barrio Río Atuel, Las Piedras Norte, Quilmes Sur, Solano Norte, Pasco Oeste y Pasco Este.

Explicó que estas últimas mejoras incluyen la ampliación de la estación de bombeo cloacal Falucho, que impactará en 240 mil vecinos.

Molina anunció, además, que están proyectadas nuevas obras de cloacas para Solano Sur con una estación de bombeo, una red cloacal secundaria para Las Piedras Sur y una nueva red primaria para La Rioja.  “Con estas últimas tres obras, se suman al servicio otros 43 mil vecinos”, puntualizó.

Otra de las grandes apuestas es la recuperación integral de la Ribera, un espacio emblemático de la ciudad que sufrió años de abandono.

“Hay obras en marcha y otras por iniciar. En Otamendi el trabajo comprende desagües pluviales y la red secundaria de colectores, con dos grandes troncales principales que irán debajo de esa avenida y también de Iriarte. Se verán beneficiados por estas obras 45 mil vecinos”, indicó.

“Sabemos que falta, pero cuando recorro los barrios los vecinos me comentan que ven la calidad de lo que se está haciendo, que son buenas obras, y nos piden que no aflojemos. Me enorgullece enormemente conducir esta transformación histórica de la ciudad”, enfatizó el intendente.

Fuente: Noticias Argentinas