Mediante una carta, Luis Riva informó que ordenó el cese de actividades “por el bien integral” de la empresa y sostuvo que la situación que “hoy afecta a Azul es parte de un proceso beneficioso”.

El interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, envió una carta al Concejo Deliberante en la que ratificó la decisión de cerrar la planta de Azul y aseguró que se hace “por el bien integral” de la empresa del Estado y señaló que se “aportrá en la generación de trabajo genuino”.

En la previa del encuentro entre la Jefatura de Gabinete de la Nación e integrantes del comité de crisis, encabezada por el intendente Hernán Bertelys, Riva descartó la posibilidad de que la planta de Fanazul, en la que trabajaban 220 operarios, sea reabierta, aunque dijo que existe un compromiso del organismo para “aportar en la generación de trabajo genuino a través de proyectos públicos o privados poniendo algunos de sus activos en la zona a disposición”, señala DIB.

El interventor envió una carta al Concejo Deliberante, en respuesta a una solicitud de ese cuerpo de rever la decisión de cierre. Allí sostuvo que ordenó el cierre de Fanazul “por el bien integral de Fabricaciones Militares”.

Riva aseguró que “la situación que afecta hoy a la sociedad en Azul es parte de este proceso que, sin dudas, será beneficioso para el país en su conjunto. Los efectos locales deberán ser evaluados en ese contexto, reiterando que Fabricaciones Militares participará en acciones regionales que se encaren en la medida de sus posibilidades”.

Además, describió que “a partir de esta fecha sólo se están haciendo tareas de mantenimiento y seguridad, hasta tanto se desactiven en forma total las instalaciones, tarea que se hará con personal propio que la empresa mantiene en su nómina de más de 1.500 empleados”.

La planta de Azul de Fabricaciones Militares cesó sus funciones el 28 de diciembre pasado. En ese momento las autoridades hablaron de una “revisión de tareas” y estimaron que la actividad podía retomarse en febrero. No obstante, días después el propio Riva confirmó a una radio de Olavarría que Fanazul cerraba definitivamente, dejando a más de 220 personas despedidas.

La situación de la planta movilizó a toda la ciudad: se realizaron marchas, manifestaciones frente al municipio y este domingo hubo una caravana hacia la sede de Fanazul.

 

Fuente: LetraP