La oposición política a Horacio Rodríguez Larreta y organismos de Derechos Humanos cuestionaron duramente la designación deCarlos Kevorkian como jefe de la Policía de la Ciudad y preparan impugnaciones para frenar la asunción del uniformado que reemplazará al expulsado José Pedro Potocar, envuelto en una investigación por cohecho y presunto cobro de coimas.

El candidato de Larreta trabajó en la Policía Federal entre 1971 y 2008 y sobre su figura pesa una denuncia en la que se lo señala como jefe del operativo y responsable del crimen de Fernando Blanco, un joven de 17 años que fue detenido por personal policial a la salida de un partido entre Defensores de Belgrano y Chacarita, que se disputó en el estadio de Huracán de Parque Patricios en junio de 2005. El detenido murió dos días más tarde como consecuencia de las graves heridas que le causaron los golpes que le dio la policía en un patrullero.

El kirchnerismo porteño y organismos de Derechos Humanos planean presentar impugnaciones a la candidatura del nuevo jefe de la Policía de la Ciudad. Según consignó El Cronista, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH) estudiará el pliego. La entidad sostiene, según publicó el matutino porteño, que el Gobierno “ha presentado los antecedentes de manera intencionalmente incompleta” por lo que “impide a las personas controlar debidamente” al no especificar los servicios ni dependencias en las que prestó servicio.

Tras el visto bueno de Rodríguez Larreta, Kevorkian tomará el lugar de Potocar y tendrá rango de subsecretario. A pesar de ser un cuadro policial, está bajo la órbita del ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo.

Hasta 2008 Kevorkian integró las filas de la Policía Federal y en 2009 entró en la Policía Metropolitana a cargo de la superintendencia de investigaciones. El Gobierno asegura que posee un “legajo impecable”, aunque en los pasillos de la jefatura de Gobierno esperan novedades de las futuras impugnaciones. Con la designación de Potocar, a quien también se lo presentó con bombos y platillos, no se tuvo que atravesar ese proceso de impugnaciones. Así lo aclara la Ley N°5688, que posee una cláusula que permite saltear la obligación de publicar nombre y antecedentes del primer candidato y también evitar que se hiciera el proceso impugnaciones y observaciones civiles.

Kevorkian trabaja junto al PRO desde que Mauricio Macri era jefe de Gobierno y el ministro de Seguridad Guillermo Montenegro. El nuevo jefe vivió de cerca todo el proceso de creación y puesta en marcha de la Metropolitana y tenía un estrecho vínculo con Jorge “el Fino” Palacios, primer jefe de la fuerza creada en 2008 y aún investigado por la Justicia por espionaje ilegal.

Fuente: Letra P