El intendente de General Pueyrredon (Mar del Plata), Carlos Arroyo, resolvió que tanto él como los funcionarios de su Gabinete ya no donarán el 10% de su sueldo, una medida que dispuesto en septiembre de 2016, en medio de una fuerte crisis económica y financiera de la comuna.

La iniciativa tenía fecha de vencimiento el 31 de diciembre pasado y su final fue ratificado por decreto en los últimos días, según publicó el portal local 0223. Por tal motivo, la próxima vez que los funcionarios cobren será el salario completo correspondiente al cargo que desempeñan.

Arroyo había iniciado con esta práctica cuando sancionó la primera emergencia económica, en la que dispuso un descuento en los haberes de los funcionarios municipales. Una vez vencida la emergencia económica, el intendente resolvió mantener la medida de austeridad a través de una “donación” del 10% de los sueldos de los empleados.

Fuente: DIB