El Gobierno bonaerense busca que los intendentes de la provincia no incrementen las tasas locales más del 38%, en sintonía con el incremento proyectado por el Ejecutivo para el Impuesto Inmobiliario.

El tope fue incorporado en la Ley Impositiva que la gobernadora María Eugenia Vidal giró el lunes al Senado, y le prohíbe a las comunas aumentar las tasas por encima del 38% respecto a las de 2018.

Concretamente, el límite que quiere imponer el Gobierno bonaerense afecta a las tasas de Seguridad e Higiene; Alumbrado, Barrido y Limpieza y Red Vial, las principales fuentes de recursos propios de las comunas.

La medida significa otro golpe para los intendentes, a quienes el Ejecutivo les transfirió, en el proyecto de Presupuesto, más de $ 10.000 millones en subsidios a la Tarifa Social eléctrica y al transporte. A esto debe sumársele la eliminación del Fondo Sojero desde junio pasado, que aunque parcialmente enmendado este año, generará una nueva pérdida de recursos para 2019.

Fuente: DIB