María Eugenia Vidal y Axel Kicillof prometieron reducir la carga impositiva al sector agropecuario si ganan las elecciones del 27 de octubre, durante un encuentro con representantes de Carbap, la principal entidad de productores de la provincia.

Los postulantes de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos participaron de una ronda de encuentros de Carpab con los candidatos bonaerenses. En ese marco, la gobernadora prometió que si es reelecta va a reducir a cero los Ingresos Brutos para el sector. Y aseguró que con este beneficio le estaría devolviendo al sector más de $ 4.500 millones, sumando las reducciones operados en 2017 y 2018, cuando la alícuota bajó al 0,6%.

«Son recursos que vuelven a los productores para que sigan invirtiendo y apostando al desarrollo», indicó la mandataria, quien sostuvo además que durante su mandato el Inmobiliario Rural creció un punto menos que la inflación de ese período. Y si bien indicó que para el próximo período «no se va a poder bajar», prometió «generar consenso del aumento previsto antes de presentarse el presupuesto 2020».

Más temprano, Kicillof también prometió al campo revisar los impuestos que paga el sector. El candidato del Frente de Todos le propuso a Carbap la creación de una «mesa tributaria» para discutir la estructura impositiva.

«A todos los lugares a los que voy escucho quejas sobre el impuesto inmobiliario rural. Hay que modificarlo. El valor, las cotizaciones, y el modo de implementación», sostuvo, al tiempo que también indicó que «un impuesto tiene que ser razonable. En particular con las herencias, que tiene problemas de implementación».

«Los impuestos tienen que ser pagables, porque si no son pagables son una exención», señaló el exministro de Economía.

Fuente: DIB