Juntos por el Cambio cerró su campaña para las PASO con un acto en el cual la gobernadora María Eugenia Vidal y el presidente Mauricio Macri, ambos candidatos a la reelección, resaltaron la importancia de ir a  votar el domingo para «no volver para atrás», con discursos de alto contenido emotivo, sobre todo del mandatario, quien pidió entre lágrimas a los ciudadanos que «no se pierdan a María Eugenia Vidal» a la que definió como «una leona, una topadora que se animó a hacer lo que nadie hizo».

Como en 2015 y 2017, el oficialismo eligió Vicente López, el municipio gobernado por Jorge Macri, el primo del presidente, para realizar el último acto previo a las elecciones del domingo. «Vayan a votar, no solo porque es su derecho sino porque es una enorme oportunidad de hacer oír su voz», arengó Vidal en el gimnasio del Club Asturiano, donde no fue la oradora de fondo, sino que cedió ese lugar a Macri, a quien definió como «un bonaerense que dio peleas muy difíciles y muy valientes».

Antes de esa introducción, la gobernadora hizo un discurso breve, pero muy intenso, en el que se pidió a los bonaerenses que «mirándolos a los ojos» que «me sigan sosteniendo la mano, como lo hicieron estos tres años y medio». Poco antes había dicho que «no podemos bajar los brazos porque nos merecemos más, si no lo hicimos en tantos años de mentira y soledad, de abandono, no podemos bajarlos ahora». Aseguró que «mi corazón está con los 17 millones de bonaerenses, mi corazón está en la provincia».

Vidal recordó que «en 2015 hicimos un voto muy valiente para demostrar que se podía», que durante su mandato «la gente comenzó a no inundarse», que se podían mejorar en cuatro años más quilómetros de rutas que en los ocho anteriores», que «podría llegar el SAME a toda la provincia» y «renovarse las guardias de todos los hospitales». Y, lo que definió como una «revolución silenciosa», que consiste en que «más de un millón de personas, en general mujeres jóvenes, volvieron a estudiar».

«Hicimos lo que había que hacer para en fretar a las mafias que amenazaban a nuestros hijos, esto no es sarasa», dijo la Gobernadora. También, enfatizó que «yo no estoy en un cargo porque quiera hacerme rica, es porque sirve para dar peleas que nadie quiso dar», dijo Vidal. En ese ese sentido agregó que «les pido a todos que este domingo vayan a votar, no solo porque es un derecho, sino porque es una oportunidad de hacer oír su voz».

Fuente: DIB