La transferencia de subsidios de Nación a Provincia cortará la “racha” de reducción del déficit que venía sosteniendo la administración bonaerense desde la asunción de María Eugenia Vidal, según advierte un informe especializado.
El trabajo, firmado por la filial Buenos Aires de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), indica que el Gobierno bonaerense proyecta para este año un déficit financiero del 4,5% ($ 40.100 millones), un número mayor al que se espera que cierre el ejercicio 2018 (-3,7%).
De este modo, según señala ASAP, se interrumpirá la tendencia a la baja registrada en el trienio 2016-2018, durante los tres ejercicios anteriores de María Eugenia Vidal al frente del Ejecutivo bonaerense.
Según los registros de la consultora, desde que asumió Vidal había logrado bajar a más de la mitad el déficit financiero de la Provincia: en 2016 fue de -7,8% (igual que 2015), bajando a -4,2% en 2017 y a -3,7% en 2018, según las proyecciones.
El informe refleja, en números fríos, el corazón de la disputa económica en torno a la transferencia de subsidios a la Provincia, una idea empujada por los gobernadores peronistas para cargar gran parte del peso del ajuste negociado con el FMI a la propia Vidal y al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Y a la que el presidente Mauricio Macri abrazó, ante la necesidad de avanzar hacia el “déficit 0” en el final de su mandato.
El “Capítulo 2” de la disputa se produce en estos momentos, con el reclamo bonaerense para actualizar el Fondo del Conurbano según la inflación 2018, lo que le significaría un ingreso extra de $ 19.000 millones, casi la totalidad de los servicios transferidos, una suma que alcanzaría para revertir el déficit.
El trabajo de ASAP sostiene que el déficit financiero se explica en parte por una merma en los recursos de capital (por la caída de la coparticipación de las retenciones a la soja) y un crecimiento del gasto de capital del 12,9%. Producto de la suma de estos dos factores, el resultado financiero esperado para 2019 arroja un déficit de $ 40.161 millones.
Fuente: DIB