Sin señales claras de un respaldo desde el gobierno nacional, la gobernadora María Eugenia Vidal prolonga la negociación con los gremios estatales por el bono extraordinario para los trabajadores en un marco de fuerte malestar gremial.

Aunque no hay confirmaciones oficiales, el gobierno de Vidal, a través del ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, ofreció de modo informal a los gremios un bono de $ 3 mil a pagarse en dos cuotas, lo que fue considerado insuficiente por todos los gremios.

Vidal sabe que esa cifra es insuficiente para evitar la emergencia de un nuevo conflicto gremial, que está asegurado para el caso de ATE, pero que podría extenderse al sector dialoguista de UPCN y Fegeppba y complicarle el tramo final de la campaña.

Pero aún no tiene asegurado un financiamiento que le permita mejorar esa oferta ni hay certezas de que exista predisposición de Nación para mejorarla. «No creo que vaya a haber más plata» sobre la mesa, se sinceró un alto funcionario provincial.

Al mismo tiempo, el gobierno nacional confirmó el bono para los trabajadores privados, aunque recién el jueves se precisaría el bono, mientras que los empresarios presionan para que sea optativo. Vida no quiere quedarse atrás, pero sin financiación para mejorar su oferta,  por ahora estira los tiempos.

Los estatales de UPCN y Fegeppba y también ATE ya decidieron que rechazarán el bono de $ 3 mil. Las dos primeras organizaciones  expresarán su desacuerdo mañana y pedirá al Ejecutivo que «anticipe los dos puntos que quedan de noviembre» y la «reapertura de paritarias».

Fuente: DIB