El vicegobernador Daniel Salvador salió en apoyo de la actualización del protocolo de aborto no punible que ayer generó un fuerte ruido a nivel interno en Juntos por el Cambio y volvió a mostrar diferencias con la gobernadora María Eugenia Vidal, quien tres años atrás había frenado una norma similar en la provincia.

«El protocolo sobre Interrupción Legal del Embarazo da cumplimiento al fallo FAL de la CSJN y al Código Penal vigente en nuestro país, donde se trata de solucionar un grave problema de salud pública que afecta a niñas y adolescentes», escribió en su cuenta de Twitter el vicegobernador en medio de la polémica.

Y amplió: «Mi acompañamiento a la medida que tomó el secretario de Salud @RubinsteinOk, acorde con los principios radicales en defensa de derechos».

Cabe señalar que ayer la secretaría de Salud a cargo de Adolfo Rubinstein publicó en el Boletín Oficial una actualización del protocolo de aborto legal que limitaba la objeción de conciencia de los médicos y ampliaba las causales de aborto no punible.

En rigor, daba luz verde al aborto en hospitales públicos a menores de 15 años por considerar que cursar un embarazo a esa edad constituye un riesgo físico y psicológico para su salud. Además, establecía que quienes tengan entre 13 y 16 años podrán abortar sin que se les pueda exigir la autorización de los padres, si se trata de un embarazo de menos de 12 semanas y de un aborto medicamentoso.

La resolución, con la que el Gobierno dará marcha atrás, cayó como una bomba en Juntos por el Cambio, varios dirigentes del espacio expresaron su opinión, y hubo hasta quienes le pidieron la renuncia a Rubinstein, quien en medio del debate por el aborto legal en el Congreso el año pasado se había expresado decididamente a favor.

En ese marco, Salvador marcó su posición en apoyo al protocolo y dio nuevas muestras de diferenciación con la gobernadora, que en 2016 dio marcha atrás con la adhesión de la provincia a la normativa nacional, lo que le costó la renuncia a la entonces ministra de Salud bonaerense Zulma Ortíz.

La resolución que se negó a publicar Vidal en aquel entonces establecía la «aplicación obligatoria» de los abortos no punibles en la red sanitaria provincial y la adhesión al documento elaborado por el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de Nación.

La posición de Salvador se enmarca además en la distancia política que el radicalismo comenzó a marcar respecto de Vidal en las últimas semanas tras la derrota electoral. La UCR bonaerense que representa el vicegobernador le pide integrar en pie de igualdad una mesa de conducción política de Juntos por el Cambios y, también, equilibrio en el reparto de los cargos de conducción legislativa, tanto a nivel cámaras como en los bloques.

Fuente: DIB