La Confederación General Económica (CGE) calificó como políticamente inoportuna, económicamente asfixiante y socialmente provocativa al último incremento del 25% autorizado por la Provincia en las tarifas de electricidad facturadas por las empresas prestadoras que operan en el ámbito bonaerense.

Mediante un comunicado, la entidad advirtió que la medida que se aplicará desde enero del próximo año «alimenta un círculo vicioso de más recesión, inflación y pobreza y una caída de la recaudación impositiva».

Para la CGE, entidad conformada por federaciones empresarias pymes de las 24 provincias del país, la medida es políticamente inoportuna porque condiciona toda política tarifaria que pueda implementar el próximo Gobierno. Y en ese sentido, solicitaron que haga caso al reclamo de Axel Kicillof, quien le pidió a Vidal que retrotraiga el incremento.

La CGE describe esa realidad al resaltar que «la situación de las pymes es muy desesperante y que esta medida las asfixiará por completo, con el consecuente incremento del cierre de persianas y una mayor pérdida de fuentes laborales, o sea mayor pobreza en la población y una baja pronunciada en la capacidad de crear el PBI sumamente necesario para revertir el camino de la recesión».

En este contexto, el presidente de la CGE, Roberto Marquinez, enfatizó que «existe y se profundiza ahora una transferencia de la riqueza de pymes y trabajadores hacia empresas de servicios públicos que no se controlan debidamente, que son ineficientes en la prestación de los servicios y que realizan una insuficiente inversión en infraestructura, y esta transferencia profundiza la recesión y al mismo tiempo provoca inflación».

Fuente: DIB