Debido a las fuertes lluvias que afectan desde hace varios días a gran parte del país, varias ciudades de la provincia de Buenos Aires decidieron suspender el dictado de clases a la espera que el miércoles mejore el tiempo.

En algunas localidades llovió más de 100 milímetros, lo que provocó que los caminos se hagan intransitables. Además, por seguridad, las autoridades comunales prefirieron suspender las clases al menos por 24 horas. Así sucedió en ciudades de la costa como mar del Plata y Villa Gesell y en otras del centro como Tandil.

En General Pueyrredon el comité de contingencia decidió suspender las clases en el turno mañana para todos los niveles. Por el fuerte temporal de lluvia y viento que azota a la ciudad, una veintena de personas ya tuvieron que ser evacuadas de sus viviendas.

En Tandil, se siguió el mismo camino para el turno mañana y se evaluará cómo sigue la jornada. Defensa Civil indicó que los motivos son  «los trastornos de hoy y los alertas de tormentas fuertes y vientos intensos para mañana».

Mientras que en Villa Gesell, Mar Chiquita y Miramar tampoco se dictaron clases hoy, el Consejo Escolar de Patagones suspendió las actividades en todo el partido, debido a las inclemencias climáticas y a vientos de hasta 50 kilómetros.

En diferentes escuelas de La Plata, donde en las últimas horas llovió más de 150 milímetros, los alumnos tienen la falta justificada debido a las condiciones climáticas.

Fuente: DIB