La caída del empleo, que viene generando un fuerte impacto en todo el territorio argentino, golpea también a Pilar. Pese a ser conocido por contar con uno de los Parques Industriales más grandes de América latina, en el distrito de zona norte también crecen los despidos.

Según datos del Observatorio de Políticas Laborales de Pilar, en el último año, el sector fabril dejó sin trabajo a más de 700 personas. La mayoría, incluso, se dio en empresas del Parque Industrial, y la preocupación aumenta ya que, en los últimos meses, los recortes vienen acelerándose aún más. En los últimos días, empleados de un laboratorio del mencionado Parque denunciaron decenas de despidos injustificados que vienen siendo constantes en la empresa hace 6 meses.

Así, Pilar se convierte en muestra fiel de lo que se vive a nivel nacional, en donde a lo largo del último año se perdieron más de 191.000 empleos registrados según los datos presentados en la Secretaría de Trabajo. La Secretaría de Transformación Productiva -que absorbió la antigua Dirección de Estadísticas Laborales del ex Ministerio de Trabajo y que ahora depende de Dante Sica- informó que 131.000 de esos puestos correspondieron al sector privado (-1,4%) y 7.600 al sector público (-0,2%). Además, registró una caída de 58.900 monotributistas sociales. Continuando la tendencia negativa, según lo relevado por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), el Indice de Empleo para enero de 2019 tuvo una variación interanual negativa del 2,3%.

En otras palabras, el sector privado fue, en términos relativos y también absolutos, el que más personas despidió por la caída de la economía, que en el mes de diciembre se desplomó 7% respecto al año anterior y que, al comienzo de este año, no parece mejorar registrando una caída del 5,9% en enero en comparación con igual período de 2018. Además se detalla que los salarios promedio de ese sector, en el acumulado de los últimos 12 meses (enero-diciembre 2018), aumentaron un 27,5% frente a una inflación del 47,6%. Con los datos de enero se acumulan 10 meses consecutivos de caída en la actividad económica.