La crisis económica que sufre el país se profundiza y ahora los padres también buscan ahorrar en la educación de sus hijos para llegar a fin de mes. Según un informe de la ONG Defendamos Buenos Aires, la matrícula de los colegios privados tanto primarios como secundarios de Capital y el Conurbano sufrieron una baja de 82.311 alumnos al inicio del ciclo lectivo 2019, y Pilar es la localidad con más bajas por amplio margen. El distrito registró la mayor pérdida de alumnos para estas instituciones en 10 años.

En total, este año, más de 7000 niños y adolescentes de Pilar debieron migrar de la escuela privada a la pública por la imposibilidad de sus padres de hacer frente a las cuotas. El municipio de zona norte lidera el ranking, seguido por los partidos de Morón, San Justo, Lomas de Zamora/Banfield y Lanús.

El número preocupa, no sólo porque refleja el golpe al bolsillo que la situación económica está generando en los hogares sino además por la crisis educativa que atraviesa el distrito. La semana pasada, el municipio fue noticia después de que de que una parte de la mampostería del techo de un aula de la Escuela 25 del barrio Los Cachorros cayera sobre dos alumnos de 1er grado, que terminaron hospitalizados. Además, se supo que en la Escuela Técnica N° 1 los alumnos debían turnarse para ir a clases por la falta de sillas y mesas.

Pero además, el municipio que gobierna el macrista Nicolás Ducoté viene de vivir el cierre de más de 30 escuelas en 2018. Después de la tragedia de Moreno, los problemas edilicios y la falta de mantenimiento dejaron a 15.000 niños sin clases por 1 mes. Y, con el comienzo de un nuevo ciclo lectivo, la situación no demuestra ser mejor. Lo grave es que ahora lo que sí aumentó es la semana y no hay certeza de que las escuelas de Pilar vayan a dar abasto.