En Pilar, las ventas minoristas volvieron a caer en el mes de febrero, y arrastran 10 meses consecutivos de retroceso. El panorama continúa siendo desalentador para los comerciantes de un distrito que desde hace meses suma más negocios con persianas bajas. Un relevamiento local registró al menos un 15% de los comercios de las cuatro principales calles del centro, vacíos.

La preocupación se profundiza si se tiene en cuenta que, a nivel nacional, las ventas minoristas registraron una caída del 14% en el último mes y que acumulan un descenso del 11,9% interanual en todo el primer bimestre. Según un informe difundido por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, los rubros más afectados fueron: Bijouterie (-16,5%), Calzado y marroquinería (-15,0%), Joyerías y relojerías (-15,0%) y Muebles (-14,5%).

“Febrero encontró a las familias con altos niveles de endeudamiento, en muchos casos consecuencia de las fiestas y las vacaciones, pero también por las altas tasas de financiamiento que pagan cuando no se abona el total de la tarjeta”, explicaron desde la cámara empresaria. 

Los números se presentan muy desalentadores para un distrito que ya registra más de un centenar de negocios cerrados y que demuestra estar siendo golpeado por los aumentos en los alquileres, la caída del consumo y los tarifazos. “Este último motivo fue lo que en el 70 u 80% de los casos llevó a los dueños de los comercios a cerrar”, aseguraron desde el Observatorio de Derechos Laborales de Pilar.