Luego que la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) confirmara un paro del 6, 7 y 8 de marzo que afectarán las clases en la provincia de Buenos Aires, desde el Gobierno de María Eugenia Vidal salieron a garantizar la apertura de las escuelas.

Más allá de los tres días de paro de la mayoría de los gremios bonaerenses y que tendrá el miércoles 6 también una protesta de los estatales de ATE (auxiliares docentes), desde la administración provincial buscarán que los establecimientos abran con normalidad y basan su optimismo en los números de acatamiento a las huelgas del año pasado.

«El Gobierno provincial garantiza para el próximo miércoles 6 de marzo y días siguientes, la apertura de las 9.838 escuelas públicas de niveles obligatorios donde comenzarán las clases 2.148.000 chicos. Y en las 4.982 escuelas privadas de niveles obligatorios empezarán su ciclo lectivo 1.401.000 alumnos», indicaron fuentes de la Dirección General de Cultura y Educación. En ese sentido, también aseguraron que funcionará el servicio de sistema alimentario y el transporte escolar.

Fuente: DIB