En medio del inicio de la transición, el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, negó hoy que la provincia sea “tierra arrasada» como sostuvo el gobernador electo, Axel Kicillof.

«Es una frase, como mínimo, alejada de la realidad la de Kicillof cuando dice que agarra una tierra arrasada», dijo Salvador. Y en ese sentido explicó que «la cuenca del Salado es la obra más importante que va a tener la provincia de Buenos Aires, y el gobierno nacional nos abrió las puertas para financiarla».

«Como mínimo fue una frase alejada de lo que ocurre. Cualquiera que transita por la provincia de Buenos Aires desde el punto de vista infraestructura es infinitamente superior a lo que recibimos», sostuvo el dirigente radical a Radio La Red.

Asimismo, el dirigente destacó que «la extraordinaria ventaja de la provincia de Buenos Aires es que hay hechos, lo pueden decir los vecinos que tienen agua, cloaca, SAME, asfalto».

De esta manera, Salvador salió al cruce del gobernador electo, quien en varias entrevistas y hasta el domingo después de las elecciones lanzó críticas contra el estado de las cuentas en la provincia. «Duplicaron el desempleo, duplicaron la deuda externa. No hay sector que se haya salvado de esta situación económica. La deuda pasó de ser 9 mil millones de dólares a 12 mil en la provincia. Nos dejan tierra arrasada», enumeró el exministro de Economía en su discurso de triunfo durante el acto peronista en Chacarita, cuando festejó la diferencia de 14 puntos sobre María Eugenia Vidal.

Fuente: DIB