El Gobierno nacional encomendó al Ministerio de Hacienda realizar «los actos necesarios» para que las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur, hasta ahora bajo órbita de la Nación, pasen a depender de las autoridades gubernamentales porteña y bonaerense.

Lo hizo a través del decreto 162/2019 publicado hoy en el Boletín Oficial, donde el Poder Ejecutivo encomienda al Ministerio de Hacienda «la realización de las gestiones y la suscripción de los actos que resulten necesarios para dar efectivo cumplimiento a la instrucción prevista en el artículo 124 de la Ley 27.467 de Presupuesto de Gastos y Recursos de la Administración Nacional para el Ejercicio 2019».

El artículo en cuestión es el que establece «impulsar los actos que sean necesarios para que las distribuidoras eléctricas Empresa Distribuidora Norte (Edenor) y Empresa Distribuidora Sur (Edesur) pasen a estar sujetas a la jurisdicción de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires».

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, acordaron ayer con el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne iniciar hoy el proceso de traspaso a sus jurisdicciones de las empresas distribuidoras de electricidad Edenor y Edesur.

Las partes acordaron iniciar el proceso de traspaso de las concesiones de las empresas eléctricas que prestan servicio para Capital Federal y el Gran Buenos Aires. En ese marco, dispusieron la creación de un ente bipartito de control y regulación que suplantará las tareas del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y asegura la vigencia de la tarifa social, financiamiento que quedará en manos de la provincia y la Ciudad y que alcanzará los $ 12.000 millones y será retroactiva al 1° de enero.

El traspaso es resultado del Consenso Fiscal firmado en septiembre pasado con las provincias, en el cual se consensuó que las distribuidoras eléctricas, el transporte y la tarifa social del agua de los habitantes del Área Metropolitana de Buenos Aires pasen a estar a cargo de la provincia y de la Ciudad Autónoma.

La medida fue consecuencia de una presión de los gobernadores del peronismo, para que el Presidente Mauricio Macri «traslade» el costo del ajuste de las cuentas públicas a sus propios aliados, debido a la meta de «déficit 0» acordado con el FMI.

Fuente: DIB