Los algo más de ocho puntos de distancia que el Frente de Todos le sacó en las PASO al oficialismo en Morón no deja tranquilo a Martín Sabbatella, que con su delfín Lucas Ghi como postulante pretende volver a tomar las riendas del municipio que gobierna Cambiemos con Ramiro Tagliaferro. Por eso, Nuevo Encuentro (NE) echa mano a diversas herramientas para convencer a un electorado que hasta el momento le fue esquivo. Las encuestas, son una de esas herramientas.

La contratación de una consultora de curiosa afinidad para difundir falsas tenencias que, a su vez, son divulgadas por medios que funcionan bajo la órbita del sabbatellismo, es una de las armas a las que echa mano el ex intendente para no caer en desgracia.

Se trata de la firma INDAGA, liderada nada menos que por Claudio Righes, quien acompañó de muy cerca la gestión del kirchnerista Ghi en el distrito del oeste desde su cargo de Director Ejecutivo del PAMI local.

Su estrecha relación con el sabbatellismo, actualmente oculta por razones obvias, todavía puede verificarse en numerosos artículos online, como por ejemplo aquel que reporta una entrega de certificados para adultos mayores en la Universidad de Morón.

Luego, tras la caída del clan Sabbatella, Righes pasó a formar parte de la administración del municipio de Ituzaingó, donde se desempeñó como secretario de Desarrollo Humano y Relaciones con la Comunidad hasta que esa área fue degradada a subsecretaría. En ese ámbito, también otorgó diversas entrevistas a medios de corte ultrakirchnerista, en las que criticó la administración nacional.

Por ello, el consultor estrella de la encuestadora favorita de Sabbatella y Lucas Ghi es una figura por lo menos allegada al maestro y al aprendiz, una cuestión preocupante si se tiene en cuenta que no es la primera vez que ambos cometen este tipo de jugada.

En 2015, NE ya había pagado una serie de encuestas “amigas” a la consultora Knack Argentina S.A. con fondos públicos, en un hecho de administración fraudulenta que aún se investiga. Los estudios nunca aparecieron y la consultora elegida estaba vinculada no casualmente con quien fuera el director de la ex AFSCA.