Representantes del Gobierno provincial se reunieron ayer con los vecinos del distrito de Mercedes afectados por el incendio de la fábrica de agroquímicos. En ese marco, se informó sobre la limpieza especial que realizará la empresa en la zona del siniestro.

El trágico hecho aconteció el pasado 27 de septiembre en la planta Sigma Agro SA ubicada en el paraje La Verde; a solo 5 kilómetros del casco de Mercedes, y también muy cerca de las localidades de Altamira y Gowland.

Una semana después del incendio perdió la vida Rubén Ponce (de 42 años), un vecino que quiso rescatar de las llamas unas máquinas de su propiedad que se encontraban en las inmediaciones de la planta y que cayó en un pozo con desechos agroquímicos.

El siniestro provocó también inquietud entre los vecinos y las organizaciones ambientalistas de la ciudad. En este marco, la Asamblea Mercedina por la Agroecología pidió que se informe sobre los protocolos vigentes y que se den detalles sobre los productos que se quemaron.

Ayer, representantes del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y de Ambiente de Nación realizaron una inspección en la planta y luego se reunieron, junto a autoridades municipales, con las familias afectadas.

Allí se les informó a los vecinos que la fábrica contaba con habilitación municipal para operar y que ahora se realizó una «clausura preventiva».

Asimismo, se le exigió a la empresa un «plan de trabajo de remediación» por escrito con todas las etapas correspondientes. En este marco, comenzaron a retirarse del lugar los barros contaminados del predio.

«Por el derrame se afectó la tierra de alrededor. Eso requiere tratamiento como un residuo especial. Los retira una empresa especializada contratada por SIGMA», explicaron fuentes de la OPDS. Ese proceso es monitoreado por el organismo provincial y por Nación.

Fuente: DIB