El presidente Mauricio Macri encabezó hoy el cierre de campaña de Juntos por el Cambio en la ciudad de Buenos Aires, en un acto que también protagonizaron el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. «Acá nació ese sueño de llevar esto que estamos logrando en Buenos Aires a cada rincón de la Argentina», arengó a la tropa oficialista el presidente, quien también se animó a hacer el «Topo Gigio» de Riquelme.

El acto se realizó este mediodía en el microestadio de Ferro Carril Oeste y tuvo como primer orador a Larreta. Allí, el Jefe de Gobierno porteño destacó el trabajo realizado por el oficialismo en la ciudad de Buenos Aires desde el primer mandato de Macri en 2007.

«Cuando arrancamos con Mauricio, la ciudad no era igual. Tuvimos casi 100 escuelas que no podían dar clases por falta de gas. La remamos al principio y con mucho trabajo fuimos saliendo adelante», dijo Larreta.

El alcalde de Buenos Aires también destacó el trabajo de Vidal en la provincia a quien describió como «protagonista y responsable de esta transformación que llevamos en la ciudad». «Hoy, está dando pelea con una valentía emocionante en la provincia de Buenos Aires y no tengo ninguna duda de que el domingo vamos a ver como los bonaerenses la valoran», especuló. 

Por su parte, la Gobernadora devolvió los halagos a Larreta y también centró su discurso en la gestión PRO en Capital Federal. «Vengo a la ciudad, la miro, la recorro y digo: ‘Esta es la demostración de lo que somos capaces cuando apostamos por un camino coherente. Esta es la demostración de que sí se puede’».

Vidal le pidió a los porteños «que sigan apostando por ese cambio que empezó en 2007». «Hoy da orgullo ver la ciudad y yo les digo que va a dar orgullo ver a la Argentina si seguimos por acá», sostuvo.

El presidente siguió la misma línea. «Acá nació ese sueño de llevar esto que estamos logrando en Buenos Aires a cada rincón de la Argentina, porque se puede ¡Claro que se puede! ¡Porque acá estamos los argentinos para hacerlo!», se mostró efusivo Macri.

El mandatario se refirió también a los conflictos económicos que atraviesa el país. «Necesito que sepan que me duele cada uno de los que la está pasando mal y tienen dificultades. Vine acá para ayudar a cada uno de los argentinos a que encuentren su lugar donde aportar y ser felices», afirmó. Y agregó: «Pero las cosas no se hacen de un día para el otro, eso hacen los magos, pero los que trabajamos para construir sabemos que las cosas llevan su tiempo ¡Todo lo que estamos construyendo no es en vano!».

«Este domingo 11 de agosto se define si vamos al futuro o si volvemos al pasado. Se define si seguimos batallando y peleando contra el narcotráfico, las mafias y la corrupción», lanzó.

En un tramo del acto, mientras sus seguidores gritaban «si se puede», el presidente se animó a hacer el «Topo Gigio» de Juan Román Riquelme, el gesto con las dos manos en las orejas que hizo exjugador para festejar un gol en 2001 y protestar contra el actual presidente cuando dirigía a Boca. Macri lo recordó: «A lo Riquelme», dijo.

Fuente: DIB