Eduardo «Bali» Bucca, candidato a gobernador bonaerense de Consenso Federal, lanzó un desafío a sus competidores directos para debatir en sus planes para gobernar la provincia y toda la oposición ya aceptó la idea, mientras que la gobernadora María Eugenia Vidal aún no decidió que hará.

Bucca, que representa en la provincia al frente que lleva a Roberto Lavagna de candidato a presidente, lanzó el desafío «para que a todos los bonaerenses les quede bien claro cuáles son las propuestas de cada uno». Y apuntó a los dos candidatos que, según todas las encuestas, llevan la delantera: María Eugenia Vida y Axel Kicillof.

Y el candidato del Frente de Todos fue el primero en recoger el guante: primero, su postulante a vice, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, dijo en un programa de radio que «no tendríamos problemas» en debatir. Luego, voceros del propio Kicillof ratificaron que esa voluntad existe.

A diferencia de lo que ocurren en el nivel nacional, en la provincia no existe una ley que obligue a los candidatos a debatir, por lo que en 2015, no existió el cara a cara a nivel bonaerense, básicamente porque Vidal y el exministro Aníbal Fernández, en ese momento el representante del kirchnerismo, no tuvieron interés.

Ahora, eso cambió, ya que toda la oposición, desde la derecha a la izquierda del arco político, está dispuesta a participar, más allá de que todos aclaren que habría que acordar las reglas de esa discusión. Bucca, al lanzar la idea, solo precisó que buscaba que sea en una universidad con asiento en la provincia.

Por lo pronto, las fuerzas consultadas dijeron que aceptan el desafío tanto antes de las PASO como después, en algún momento de lapso que media entre el 11 de agosto y las elecciones generales de octubre. «No tenemos problemas, cuando quieran», dijo Cristian «Chipi» Castillo, el candidato del Frente de Izquierda.

En el otro extremo del arco ideológico, Guillermo Castello, el postulante a gobernador del frente que a nivel nacional lleva a José Luis Espert, no solo aceptó, sino que recordó que es autor de un proyecto de ley para hacer obligatorio el debate que perdió estado parlamentario y que ahora volvió a presentar. Castello buscó dejar en claro su posición más allá de que su postulación no está habilitada, al menos hasta que no se resuelva una pujar judicial al respecto.

Desde el Nuevo Más, que lleva a Martín González Bayón como desafiante de Vidal también aceptaron que «en principio» quieren debatir, mientras que en el frente Nos, que postula a Gustavo Ricardo Álvarez, expresaron un claro «sí al debate. Son dos opciones muy distintas entre sí: la primera es de izquierda dura, la segunda, que lleva a Juan Gómez Centurión de candidato a presidente, en una expresión de derecha centrada en el rechazo tajante a la legalización del aborto, entre otros temas.

En ese marco, de entre los frentes  que tienen candidato a gobernador y boleta «completa», es decir, con postulantes en las categorías nacionales, solo falta que se defina Vidal.  Pero ninguno de los voceros de la gobernadora quiso arriesgar una definición: «por ahora, no es ni sí ni no, es que no está decidido.

Fuente: DIB