El gobierno bonaerense dio por caídas las negociaciones con Juntos por el Cambio en torno a la Ley Impositiva, y acusó a la oposición no dar «respuestas», por lo que resolvió enviar su propio proyecto a Diputados, para que se trate mañana.

El jefe de Gabinete, Carlos Bianco, aseguró hoy que «no tuvimos respuestas» de Juntos por el Cambio a la contrapropuesta presentada ayer, y anunció el envío de su propio proyecto para que las negociaciones se den en la Legislatura.

«Creo que hay mucha gente de ellos que está de vacaciones, ese es un problema. Han fallado los interlocutores, han modificado otra vez los interlocutores. No sé si tienen un problema entre ellos, porque varios nos decían que la propuesta era superadora, pero el problema central es que no tuvimos ninguna respuesta», fustigó el funcionario de Axel Kicillof.

«Hemos decidido presentar nuestro proyecto de ley como lo habíamos presentado, en los términos en que nosotros creemos que es justo, y ahora tendrá lugar en el debate legislativo», completó.

Bianco aseguró que tras una reunión mantenida ayer con intendentes y legisladores de Juntos por el Cambio «les solicitamos que necesitábamos una respuesta ese día, ayer por la noche, porque hoy a la mañana teníamos que hacer los ajustes necesarios si tenían que hacer una contrapropuesta. Nos hicieron llegar mensajes ayer que ese día no lo podían dar, porque estaba volviendo Vidal de su viaje y que hoy nos iban a dar esa respuesta. Hoy hemos recibido varios llamados telefónicos pidiendo precisiones, las explicamos, y todo el tiempo quedaron que ‘en un rato contestamos’. Les repetimos que nosotros necesitábamos a las 14 horas como máximo presentar el proyecto para que se pueda tratar mañana y no tuvimos más respuestas».

Para el Jefe de Gabinete de Kicillof, los cambios aplicados al proyecto «lo hacen más progresivo inclusive que antes. Creemos que estas modificaciones lo hacen un proyecto mejorador al que estamos trabajando. Lamentablemente no ha podido ser consensuado con la oposición básicamente porque nos hemos quedado sin interlocutores».

Fuente: DIB