El ex ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires durante la gestión de María Eugenia Vidal, Hernán Lacunza, salió al cruce de Axel Kicillof, quien atribuyó a la gestión de su antecesora los problemas de deuda del mayor distrito del país.

«La deuda actual de la provincia, unos US$11.160 millones (flotante incluida), es algo inferior a la de fines de 2015», detalló Lacunza, al tiempo que criticó la herencia recibida por Vidal en 2015, cuestionó afirmaciones recientes de Kicillof y planteó que la provincia tiene caja para hacer frente a sus compromisos de corto plazo mientras avanza en la renegociación de la deuda.

Según Lacunza, al momento de su llegada a la Gobernación bonaerense, Vidal heredó US$9400 millones de deuda registrada y US$1800 millones «escondidos en las estadísticas públicas: US$900 millones con el Bapro -Banco Provincia-, US$600 millones a proveedores y US$100 millones a municipios».

«Aun si no quisiera computarse la «deuda oculta» de 2015, con el Bapro y otros, entre 2015 y 2019 habría aumentado US$1800 millones, unos US$100 por habitante. En igual lapso, se hicieron obras por US$6000 millones, unos US$350 por bonaerense, el doble que en el mandato de Scioli», disparó Lacunza en una serie de tuits que difundió desde su cuenta personal.

Su respuesta llega un día después de que Kicillof y su ministro de Economía, Pablo López, anunciaran que la provincia solicitará posponer el pago de un vencimiento correspondiente al bono provincial BP21. Ese desembolso estaba programado para el 26 de enero, pero la gobernación bonaerense buscará postergarlo hasta el 1 de mayo, mientras avanza en su proceso de reestructuración.

Además ayer, Kicillof dio otros números en torno a la deuda. Según explicó, la deuda se multiplicó en su magnitud cuando se la mide en dólares: pasó de US$9.362 millones en diciembre de 2015, a US$11.263 millones en 2019. «La parte de la deuda en moneda extranjera creció del 57% al 82%. Así, medida en su totalidad en pesos, se multiplicó por 5. Por eso decimos que la ex gobernadora fue la mejor alumna Macri», lanzó el gobernador.

De esta manera, según explicó el mandatario el peso de la deuda en el PBI creció del 6% a casi el 10%, como así también la relación entre deuda y recursos totales, del 44% al 80%. «Cuando asumió Vidal tuvo que afrontar durante su mandato vencimientos por 5.400 millones, mientras que en el período 2019 a 2023 vencen 8.800 millones», destacó Kicillof al justificar los problemas para afrontar los vencimientos de deuda.

Frente a esto, Lacunza rechazó sus comentarios por Twitter, y compartió números de las finanzas provinciales que, desde su punto de vista, sí permitirían al distrito hacer frente a sus obligaciones. «Con los $33.000 millones de caja que dejó el gobierno anterior, la autorización de deuda por $67.000 millones y $8000 millones de letras, más los recursos que proveen la ley impositiva provincial y de emergencia nacional, podrían cubrirse los vencimientos de enero para encarar una negociación integral», aseguró Lacunza.

Fuente: DIB