El Gobierno provincial busca que la Justicia pueda arrestar o multar a padres o responsables mayores de edad de los daños producidos en escuelas, a partir de un preocupante crecimiento de hechos de vandalismo en establecimientos educativos.

En lo que va de este año, solo hasta marzo, ya hubo 117 hechos de robo y vandalismo en establecimientos educativos de la provincia, que costarán al menos $ 100 millones. Un total de 248, entre 2018 y 2019.

En rigor, el Ejecutivo presentó hoy un proyecto de ley que modifica el Código Contravencional para incorporar nuevas formas de vandalismo al código de faltas e incluir más sanciones para quienes cometan esta contravención.

“Cada hecho de vandalismo en una escuela afecta no solo la calidad de las condiciones educativas, sino que también en algunos casos comprometen las clases de los chicos y la seguridad de quienes integran toda la comunidad educativa”, señalaron desde el Gobierno.

“Sumado a esto, los bonaerenses terminan pagando estos hechos, cuando es dinero que podría ser utilizado para mejorar otras escuelas. Arreglar los actos de vandalismo realizados en 2018 y 2019 en los establecimientos educativos le está costando a los bonaerenses $ 205 millones”, agregaron.

Fuente: DIB