28 junio, 2022 3:28 am

La madre de todas las encuestas: Provincia de Buenos Aires

Las encuestas en los últimos tiempos son utilizadas para objetivos que poco tienen que ver con el diagnóstico y evaluación de escenarios para determinar estrategias. Se deforman en comunicados para auto-afirmarse en “estamos ganando” o para afirmar que tal o cual fuerza está en declive según el gusto. Olvidado queda mirar fichas técnicas, muestreos, etc.

La provincia de Buenos Aires con casi el 40% del padrón es denominada “la madre de todas las batallas” en una elección intermedia, de cara al proceso electoral tenemos indicios de al menos el punto de partida para la elección.
En primer lugar el conurbano presenta, principalmente en la 3era sección electoral, una ventaja clara para el actual oficialismo, menguando de sur a norte. Es decir, en la tercera sección tenemos una ventaja de Frente de Todos duplicando los porcentuales de Juntos por el Cambio. En la primera sección se empareja la disputa y en la denominada Zona Oeste, perteneciente a la primera sección existe permeabilidad a un voto blando, que duda de su apoyo al oficialismo en algunos segmentos, permitiendo a opciones no oficialistas mejorar sus performances.

¿Cuáles son las variables en juego? las cuestiones económicas representan la primera preocupación de la opinión pública superando a la pandemia. Por otro lado hay que tener en cuenta otros factores, como la participación y sobre todo la participación de los mayores de 60 años; este segmento tiene un sentimiento favorable hacia Juntos por el Cambio o por actores fuera del oficialismo.

En el interior de la provincia la oposición se hace fuerte, pero con una característica, la existencia de gobiernos locales oficialistas con altos niveles de aprobación, resta ver si el efecto arrastre actuará hacia la oposición como en 2015 o el corte de bolera será protagonista aportando su incertidumbre.

Lo cierto es que las mediciones no arrojan a la fecha más que el voto cautivo, el punto de partida en un escenario que aún no se define, donde el piso del oficialismo es del 30% y de la principal oposición es del 24%. De igual modo, como ha sucedido en las mediciones realizadas desde 2009, existe un alto porcentaje de indecisos que comienza a volcarse a una opción recién dos semanas antes de la fecha de la contienda.

La existencia de las P.A.S.O aporta la posibilidad de un “voto útil” en la elección general, generando un voto que prioriza impedir una victoria más que apoyar una opción propia de coincidencia. El escenario está abierto, pero claramente las cuestiones económicas comienzan a superar a las cuestiones de salud en el conurbano, donde la inflación y el desempleo tienen mayor impacto, lo que puede resultar en un condicionamiento clave para el oficialismo, el cual parece confiar el su alto piso electoral, riesgosa estrategia, ya que todo indica que algunos elementos que participaron de su coalición podrían presentar opciones propias impidiéndole un crecimiento y dejando un espectro más proclive a opciones opositoras.

(Foto: Diario Clarin)

Damian Deglauve
+ posts

Politologo (UBA), Opinión Pública y Análisis Político. Mag en Marketing Político. Gobiernos Locales.  Hincha de Independiente. Caminante.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Destacadas

Más Noticias