Luego de que la gobernadora María Eugenia Vidal confirmara un bono de $ 3.000 para los estatales, al igual que lo hizo el Gobierno nacional con una suma fija de $ 5.000, ya son varios los intendentes que se suman a esa estrategia que busca frenar los crecientes reclamos de los trabajadores municipales tras la fuerte devaluación y la crisis económica.

Los bonos, que van desde los $ 12 a los $ 3, dependiendo el margen de las cuentas locales, buscan dar consuelo a los bolsillos y aliviar las tensiones en la previa a las elecciones de octubre.

Esta semana, en tanto, se sumaron más alcaldes: el que generó más impacto fue el oficialista Jorge Macri, de Vicente López, quien rompió el récord y prometió un bono de $ 12 en tres cuotas. Asimismo, el intendente de Chivilcoy ahora alineado con Consenso Federal, Guillermo Britos, también anunció una suma remunerativa, en su caso de $ 3.000, y adelantó que habrá una suba de las horas extras y un aumento en las becas laborales.

El peronista Juan Carlos Gasparini, de Roque Pérez, también anunció esta semana que otorgará un bono: será de $ 5.000. Al igual que lo hizo su par de Tapalqué, Gustavo Cocconi, quien anunció que el plus será de $ 8.000 en dos cuotas.

Estos alcaldes se suman a los jefes comunales de Escobar, Ariel Sujarchuk ($ 10.000); Pila, Gustavo Walker ($ 8.000); La Plata, Julio Garro ($ 3.000); Coronel Pringles, Carlos Berterret ($ 5.000); Quilmes, Martiniano Molina ($ 5.000); Tres de Febrero, Diego Valenzuela ($2.500); Pilar, Nicolás Ducoté ($ 5.000); Esteban Echeverría, Fernando Gray ($ 6.000); Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini ($ 9.000); Trenque Lauquen, Miguel Fernández (dos bonos, uno de $ 2.500 y otro de $ 1.500); Arrecifes, Javier Olaeta ($ 4.000) y San Miguel, Jaime Méndez ($ 5.000).

Fuente: DIB