Luego de que el testeo de COVID-19 que se realizó diera negativo, el gobernador Axel Kicillof retomó su agenda de trabajo y este viernes mantuvo una reunión en la Casa Rosada junto al jefe de Gabinete, Santiago Caffiero, a quien le presentó la propuesta de su administración para implementar una “cuarentena administrada”. La idea es que retomen las actividades el próximo 26 de abril los rubros de construcción privada, delivery de comercios y oficios y profesiones independientes.

En caso de que sea aprobada, cada uno de estos rubros tendrán que cumplir con todos los protocolos sanitarios para no poner en riesgo la salud de los trabajadores de esos sectores y, además, evitar la propagación del virus en el territorio bonaerense.

En ese sentido, el exministro de Economía y Cafiero acordaron trabajar en conjunto para endurecer los controles en el transporte público, el cuidado de los adultos mayores, el cierre de accesos y el uso de tapabocas en todo el territorio bonaerense.

Ahora, todo quedará en manos del Gobierno y el Comité Interministerial para analizar caso por caso y definir si autorizan los perdidos que realizó Kicillof.

Cabe señalar que el pasado 15 de abril, el Gobernador encabezó una reunión con destacados científicos de la UNLP y el comité de expertos de la Provincia para analizar la actual situación y las medidas a toamr en el marco de la emergencia sanitaria que desató el COVID-19.

En relación a la aplicación de la cuarentena administrada y focalizada, los especialistas le recomendaron realizar una evaluación pormenorizada de las actividades que se podrían retomar y bajo qué circunstancias.