Lo habían anticipado tras las PASO: la estrategia de los intendentes oficialistas para remontar de cara a octubre sería «concentrarse en lo local» y despegarse así de la elección nacional. En el reinicio de la campaña, son varios los jefes comunales que apuestan a la «tijera» para salvarse y algunos hasta borraron el sello de «Juntos por el Cambio» de su cartelería.

Es que al menos una veintena de alcaldes quedaron en la cuerda floja de cara a octubre, arrastrados por la contundente derrota electoral de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, e incluso, si se repiten los resultados de las primarias, Juntos por el Cambio podría perder todos los territorios del Conurbano que conquistó en 2015.

Las campañas en solitario invaden el Gran Buenos Aires. Una de las más llamativas es la de Nicolás Ducoté, quien distribuyó cartelería sin el sello partidario del oficialismo y con la consigna «Que siga Ducoté» y «Fue el intendente que más hizo». El mensaje es claro: hacer fuerte hincapié en la obra pública que ejecutó el mandatario local, sin mención alguna al Presidente, ni a la gobernadora.

La estrategia de los intendentes va en sintonía con la que fijó la propia Vidal, quien ayer se mostró con Macri por primera vez en un acto público tras las PASO, en el marco de una campaña que se vislumbra por separado de la del máximo mandatario.

Fuente: DIB