Intendentes bonaerenses comenzaron a desplegar estrategias para paliar la crisis económica en sus municipios y contener la situación social de los sectores más vulnerables.

Los anuncios se dieron luego de que el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal pusieran en marcha días atrás un paquete de medidas económicas y sociales destinadas a cuidar el bolsillo en un contexto en el que la inflación no da tregua.

Entre estas, los Precios Esenciales, que congelan el valor de unos 64 productos de la canasta básica, es una de las que se espera mayor impacto. No obstante, algunos jefes comunales peronistas salieron a cuestionar la medida por considerarla «insuficiente» y presentaron su propia canasta de productos.

Este es el caso de los jefes comunales de San Antonio de Areco, Francisco «Paco» Durañona y de Juan Zabaleta de Hurlingham. El alcalde del interior lanzó la Compañía Municipal de Alimentos tras conocer la inflación de marzo. Así, garantizó, por ejemplo, el precio del litro de leche a $30 y el kilo de pan a $48. El programa incluye una serie de ferias que ponen en contacto directo a productores y consumidores, y evitan así el aumento de precios.

Asimismo, Zabaleta anunció días atrás una canasta de productos básicos que podrán conseguirse en comercios y supermercados de barrio con los que el municipio estableció un acuerdo.

Fuente: DIB