El Gobierno bonaerense autorizó actividades industriales, de construcción privada y de comercios de cercanía en todos los distritos de la provincia, siempre y cuando las empresas puedan garantizar el traslado de los trabajadores sin el uso del transporte público y no haya concentración de clientes dentro de los locales.

La medida fue comunicada esta tarde por el Gobierno de Axel Kicillof, y supone una vuelta controlada a la actividad para decenas de rubros en toda la provincia. No obstante, para las localidades de más de 500 mil habitantes habrá mayores restricciones.

Para el caso de las actividades manufactureras o de construcción privada, el Gobierno bonaerense aclaró que exigirá que las propias empresas garanticen el traslado de los pasajeros y presenten un protocolo sanitario. Además, también se exigirá el cumplimiento de los parámetros sanitarios requeridos y que estén dadas las condiciones para que el Municipio pueda fiscalizar la actividad.

En el caso de los comercios, en tanto, se habilitarán las actividades comerciales de cercanía, aunque para que éstos sean habilitados se exigirá que sean atendidos por sus dueños o con empleados locales. Además, el Gobierno sugirió que la atención y entrega de los productos “se realice en la vereda de los comercios, sin necesidad de ingreso al local y con las medidas de distanciamiento social que correspondan”.

En el caso de las localidades más grandes, se aclaró que seguirán sin habilitarse los servicios de alojamiento, las peluquerías, las tiendas de ropa, calzados y accesorios, y las jugueterías y casas de deportes, entre otros, que solo podrán habilitar venta online y entrega a domicilio. En tanto, los locales gastronómicos podrán únicamente realizar delivery o la modalidad “take away”.

Desde el Gobierno provincial aclararon que ante la diversidad de pedidos provenientes de los municipios se decidió “tomar una serie de definiciones generales”  para ordenar las autorizaciones a partir de criterios sanitarios.

En ese marco, aseguraron que el Ministerio de Salud “analizó la cantidad de casos confirmados y sospechosos y el número de fallecimientos por el virus” del Covid, y que esa información fue “cruzada por las características sociodemográficas del distrito, las cuales podrían resultar en diferentes grados de riesgo de propagación de la infección y tasa de letalidad del virus en cada municipio”. Entre las variable se tuvo en cuenta la población con necesidades básicas insatisfechas, las situaciones de hacinamiento crítico, la cantidad de adultos mayores y la movilidad de personas. 

Fuente: DIB